Array Imprimir Array  E-mail

 

MENSAJES DADOS POR

LA  SANTISIMA VIRGEN

13/07/1990 al 31/12/1994

Salta - Argentina

13 de Julio de 1990

Nuestra SEÑORA DE LAS LAGRIMAS, te dirá lo que quiere el día 16, debes rezar mucho por los pecadores, por los afligidos, por los que sufren. Amén.

31 de Julio de 1990 (estando en oración)

LA INMACULADA CONCEPCION dijo: “Haré una gran manifestación, para que todos te crean”.

11 de Agosto de 1990

( Después de consagrarme al Señor, la Santísima Madre abrió sus brazos y sonriéndome con mucha alegría dijo):

“Ven hija mía, Alabado sea el Señor, los Ángeles te acompañarán, el Señor abrirá un camino de luz”.

Jueves 16 de Agosto de 1990

María: Debes rezar por la paz del mundo que está amenazada, por los pecadores, por los que sufren, por los afligidos.

Amén.

Viernes 17 de Agosto de 1990

La SEÑORA DE LAS LAGRIMAS me envía a deciros que:

“Pronto estaré con ustedes, debo ayudar a los que me necesitan, hay muchos hijitos que sufren por la situación angustiosa, a ellos daré mi Misericordia, necesito un lugar donde también esté mi Hijo Bendito, junto a su Iglesia. Allí haré grandes cosas ¡Que sea pronto, hay muchos necesitados!”.

Os bendeciré. Amén.

 

 

31 de Agosto de 1990

Hijos míos:

El Rosario no debe usarse como amuleto de la suerte, mediante el rezo diario del Santo Rosario, invocamos la protección divina y reverenciamos a Dios.

A nuestros queridos jóvenes, les pido que vuelvan sus ojos a Jesús, para salvar al mundo del pecado en que está sumergido.

La oración diaria y sencilla, agrada a Nuestro Señor más que nada.

Rezad todos con gran devoción y se os dará la paz a los espíritus que se prepararán para el Señor.

Os bendeciré. Amén.

5 de Setiembre de 1990

Hija mía:

Debes rezar cada día el Santo Rosario, al elevar esta plegaria a Dios, por la humanidad doliente, me haces muy feliz.

Esa será la forma en que me darás a conocer a los corazones que me tienen olvidada, y YO haré grandes cosas por todos mis hijos, cuando me alaben, y alaben a Dios a través mío.

Os bendeciré. Amén.

17 de Setiembre de 1990

Hijos míos:

Orad al Padre, que El os escuchará, Jesús vino, oró con ustedes, aprended de El que es todo Amor al Padre.

En la oración está el Camino, la Verdad, la Vida, y El, os iluminará para que lleguéis a El.

No temáis, los que oran al Padre con devoción, porque ellos lo encontrarán.

A través de mi Divino Hijo. De su fuente beberán, los que oren y no pequen.

Os bendeciré. Amén.

 

 

20 de Septiembre de 1990

Hijos míos:

“El mundo adora al dios baal, él es, el materialismo. Dios quiere esparcir su Misericordia en esta tierra y en el mundo, por eso les pide que busquen â€œSU MISERICORDIA”. Los jóvenes adoran a baal, ellos caerán poco a poco en el abismo insondable del mal. Convertíos todos a Dios”.

Debes dar a conocer este mensaje, la MISERICORDIA está dando una gran oportunidad al mundo, pronto, puede ser muy tarde. “No temas María”

Os bendeciré. Amén.

26 de Setiembre de 1990 (en oración)

María:

Yo te iré revelando lo que deseo en el momento que sea necesario, entretanto la oración y la penitencia es lo que pide Dios, para el perdón de los pecados, sin oración no hay arrepentimiento.

María: El mundo está al borde del genocidio. Mi alma está triste, sube hasta el Cielo el clamor de las voces, para acallar estas, que suban las de oración. Recen, recen, ¡Pobres mis hijos, pobres hijos!

Os bendeciré Amén.

Octubre de 1990

María hija mía:

Pronto se desatará una guerra que será muy cruenta.

18 de Octubre de 1990

María hija mía:

Quiero que reces por la Paz del mundo y que hagas penitencia y se la ofrezcas al Señor tu Dios.

Amén.

23 de Octubre de 1990

( mientras rezaba el rosario)

En este día tuve una visión de la Santísima Madre, toda de blanco de la cabeza a los pies. Primero extendió sus brazos, y de sus manos salieron, luces extraordinariamente blancas y transparentes. Su semblante hermosísimo, estaba intensamente triste y su rostro hacia abajo. Luego juntó sus manos en actitud de oración y mirando hacia arriba, se fue sin pronunciar una sola palabra.

8 de Diciembre de 1990

( estando en oración la Santísima Madre dijo):

“YO SOY MARIA, MADRE DE TODOS LOS DOLORES y NUESTRA SEÑORA DE LAS LAGRIMAS”

Me habló de todas las ofensas que se hacen al Señor permanentemente, y me mostró el Divino CORAZON DE JESUS coronado de espinas.

9 de Setiembre de 1991

Hija:

La oración es el lazo de unión, entre Dios y los hombres.

Una mañana al despertar y al ponerme en oración, tuve una visión de Jesús en la cruz, y El dijo:

“Tengo sed, dame de beber”

11 de Marzo de 1992 (en oración)

Hija:

Escucha el mensaje de tu Madre que llora por tantos hijos descarriados. Quiero que reces sin parar ¡Cuantos pecados con que se ofenden al Señor! y pensar que El murió y se entregó por todos vosotros, en muerte de Cruz, indignos sois del Señor.

Recen todos para que el mundo se convierta.

Haced oración, haced penitencia, mirad la Gloria de Jesucristo, leed el Evangelio, practicad la Palabra de Dios, con sinceridad de corazón.

Amén.

 

 

4 de Julio de 1994

A la mañana muy temprano mientras hacía mis oraciones, vi frente a mi, un ANGEL, al verlo sentí un gran gozo, dentro y fuera de mi, un profundo gemido se escapó de mi boca ante la presencia de este Ángel de extraordinaria belleza, no era solo su belleza lo que realmente me impresionó, sino que de su presencia emanaba un gran gozo y me lo transmitía, haciéndome sentir una gran dicha interior, muy difícil de explicar con palabras. El estaba vestido de blanco y llevaba un cordón atado en su cintura, y su aspecto era recio y resplandeciente; al verlo me pareció un joven de 17 años, sus cabellos eran rubios y el largo justo debajo de las orejas.

Llevaba en una de sus manos una vara larga que sobrepasaba su cabeza, y la apoyaba sobre el suelo.

El se paró frente a mi y por un tiempo (no sé cuanto) no dijo nada, sólo me miraba firmemente y con mucha insistencia.

Le pregunté

¿Quien eres?

R: Soy un Ángel, pertenezco a la guardia real de las legiones celestiales, a las órdenes de San Miguel Arcángel, en la lucha contra satanás.

Después me dijo:

Escucha atentamente y presta atención. ¿Acaso creen que El Señor Dios permitirá que se sigan cometiendo abominaciones en su Casa?. Dios es un Padre que corrige. Su AMOR alcanza a buenos y malos, su paciencia es Infinita, todavía la ira de Dios no se ha desatado contra los despiadados, porque solo El, es el Creador de todo lo que existe, El, es el poder sobre todo poder, su Misericordia es infinita, el Amor de Dios es Salvador.

¡Feliz de ti que obras bien, bienaventurados sean tus pesares! (se quedó callado como esperando que le hable) yo le pregunté:

¿Que quieres que haga?

R: Yo soy un servidor, EL que ES, me envía, sé buena servidora, haz lo que yo hice.

Alabado y Glorificado sea el Señor por siempre, Bendito y Alabado.