Testimonio de Magdalena Grondona
There are no translations available.

Salta, 14 de junio de 2003

"Fuí a Salta sin saber exactamente qué buscaba, porque ya creía... Pensaba que lo que iba a rescatar de todo iban a ser las experiencias ajenas... "porque yo ya creo, ya estoy, no necesito vivir una experiencia transformadora, ya conozco a Dios y lo amo y busco la perfección para mi alma, y eso lo encuentro todos los días en la oración y en la Eucaristía, y bla bla".

Por supuesto la Virgen tenía todo previsto y yo estaba ahí por otra cosa. No sé como contar, si relatar la Peregrinación en sí misma, que está buenísima, pero es un poco lo que estamos acostumbrados a oír... mejor cuento lo que me pasó personalmente.

Apartando que la gente que conocimos... sin palabras, la organizaci√≥n.... Incre√≠ble!... el lugar, Salta... uf!! Qu√© decir!... la continua sensaci√≥n de estar en presencia de Dios y de la Virgen... Mar√≠a Libia, la vidente... qu√© mirada, qu√© palabras, qu√© PAZ!!! La Intercesi√≥n* del d√≠a S√°bado... escalofriante! La cantidad de gente y los signos que pude ver y presenciar y las experiencias de vida... hay que vivirlo...y el poder compartir esto con una hermana y una amiga... Pero a√ļn sacando todo esto... lo mas importante pas√≥ adentro... en el coraz√≥n, y estoy convencida de que es solo el comienzo de una transformaci√≥n interna, de un cambio del alma, de que es conversi√≥n y purificaci√≥n, y es la obra de Dios en mi.

El S√°bado subimos al Cerro, donde Mar√≠a Libia, la vidente, hace la Intercesi√≥n a cada una de las personas que est√°n ah√≠. Hicimos una cola de tres horas de fr√≠o, hambre, y silencio. Llama la atenci√≥n el Silencio que reina en ese lugar a pesar de la cantidad de gente. El Domingo d√≠a libre (se suspendieron unas charlas que ten√≠amos con las carmelitas descalzas por la presencia de periodismo, una l√°stima). El Lunes por la ma√Īana, el broche de oro: una charla con Ma. Libia: habl√≥ del infierno, del Cielo, del Purgatorio, habl√≥ de la presencia de Cristo en la Eucarist√≠a, de la importancia de la Comuni√≥n y la Misa diaria, empuj√≥ a que vayamos a Misa todos los d√≠as, insisti√≥ en que tomemos conciencia del dolor de Cristo en la Pasi√≥n por cada uno de nosotros, por nuestros pecados, del dolor que le causamos cada vez que pecamos, marc√≥ el camino de la oraci√≥n, la oraci√≥n del coraz√≥n de la mano de Mar√≠a nuestra Virgen y Madre, del rezo de Santo Rosario como el mejor camino a Cristo, y el camino de Cristo como el camino de la Santidad, habl√≥ de la necesidad de hacer ayuno para purificar nuestra alma y cambiar las realidades y acercar almas a Dios, (todo lo que ella dice es de los mensajes y visiones que tiene) etc.. nada nuevo para m√≠... pero si me pas√≥ algo muy particular... mientras ella hablaba, se me apareci√≥ en la cabeza una visi√≥n (nada fant√°stico, sino como cualquiera se imagina algo, lo incre√≠ble era la visi√≥n en s√≠ misma): la mirada de Jes√ļs el d√≠a de su Pasi√≥n, sus ojos constantemente clavados en m√≠, llorando, llorando de dolor moral y f√≠sico. Llorando por mi causa. Despu√©s me vi en Misa, y Jes√ļs parado frente a m√≠, a menos de un metro, me miraba mientras me hablaba con todo su amor, habl√°ndome con las palabras del Evangelio, y yo mirando hacia otro lado, distra√≠da... y luego, su llanto en el Sagrario, solo. Y as√≠, en la medida en que Ma. Libia dec√≠a algo, se me figuraban im√°genes en mi cabeza... empec√© a llorar, descubr√≠ que hac√≠a tiempo que no lloraba de dolor de haber pecado, hac√≠a tiempo que no convert√≠a mi coraz√≥n, hac√≠a tiempo que buscaba algo que ya hab√≠a vivido... la conversi√≥n. Les juro que hasta me daba verg√ľenza porque mocos, puchero, mocos, ruido, puaj! No pod√≠a parar!! Hac√≠a esfuerzos por pensar en otra cosa y no pod√≠a, las im√°genes eran una tras otra. A la vez que sent√≠a un gran dolor, sent√≠a una GRAN PAZ, UN AMOR INDESCRIPTIBLE, pod√≠a ver en la mirada de Jes√ļs TODO SU AMOR, o al menos un m√≠nimo vestigio de su amor, y eso tambi√©n me hac√≠a llorar... Juro, juro, que no puedo describir con palabras lo que viv√≠ ... no puedo.

El broche de oro, fue ver como un chico con síndrome de down, se paraba y pedía el micrófono para decir, a su manera.. que estaba MUY FELIZ de estar ahí porque su mamá había estado muy enferma y ahora estaba bien y quería agradecerle a la Virgen.... No puedo describir como acribilló mi alma y la de todos los que estaban ahí (mas de 550 personas) cuando estalló en llanto y pidió un abrazo a la persona que estaba mas cerca de él. Nos humilló a todos con su pureza de alma y de corazón, me terminó de abrir los ojos y me llenó de esperanzas.

Revivir esto mientras lo escribo me estremece al punto que tengo que parar a respirar porque el corazón me late muy fuerte y me tiemblan las manos...

Con esta experiencia me di cuenta que no s√≥lo es muy real lo que pasa ah√≠, sino que adem√°s hay mucho que no sabemos, no est√° todo dicho y gracias a Dios todav√≠a nos podemos sorprender como los ni√Īos si nos dejamos conmover un poco por Nuestro Padre del Cielo.

*esto es: ella hace de puente entre Jes√ļs y uno y dice que Jes√ļs te abraza y te da un beso; y ese inmenso Amor... hace que uno reaccione f√≠sicamente y se cae con el cuerpo semi-dormido... pero no se desmaya, esto le pasa a la mayor√≠a, no todos se caen, no todos reaccionan igual." 

Magdalena Grondona

 

 

 

confio en-EN