Testimonio de Jos√© Luis Carlino | Print |

 

El 28 de Agosto de 2002 operaban en Buenos Aires a una sobrina María Eugenia Gianfrancisco de Fortino en el Instituto Fleni de untumor en le cerebelo; la misma estuvo a cargo de los Dres. Sarbat, Díaz y Campero.

El diagn√≥stico, dado el tama√Īo y la ubicaci√≥n era pesimista por cuanto no sab√≠an si sobrevivir√≠a a la operaci√≥n o en caso contrario si le quedar√≠a alguna secuela. Hasta esa fecha yo me encontraba totalmente alejado de Dios y de la Iglesia. Hac√≠a a√Īos que no me confesaba ni comulgaba a y las pocas veces que asist√≠a a Misa me aburr√≠a. Ese d√≠a minutos antes de comenzar la operaci√≥n y dado que todosen mi familia hab√≠an hecho promesas a la Inmaculada Madre del Divino Coraz√≥n Eucar√≠stico de Jes√ļs a la cualhab√≠an visitadoen algunas oportunidades en la Ermita sin mi presencia, yo interiormente me dirig√≠ a la Virgen dici√©ndole que si sal√≠a todo bien subir√≠a a pie al cerro para agradecerle. A los minutos de hacer esta promesa,con gran asombro y alegr√≠a nos avisaron que el m√©dico hab√≠a salido en medio de la operaci√≥n para informar que el tumor no exist√≠a, que no hab√≠a explicaci√≥n cient√≠fica a lo sucedido y que todo hab√≠a salido bien.A la fecha Mar√≠a Eugenia est√° no solo en perfecto estado de salud sino tambi√©n embarazada de 7 meses.

 

Como un mes m√°s tarde sub√≠por la ma√Īana con mi familia al cerro. Realmente cre√≠ que me mor√≠a en el intento ya que soy operado de columna perollegu√© y despu√©s de descansar algunos minutos entr√© a la Ermita. Despu√©s de rezar sent√≠ algo interiormente que me dec√≠a que deb√≠a hablar con la Sra. querecib√≠a los mensajes de la Virgen. No sab√≠a qui√©n era ellani tampoco su nombre. Empec√© a buscar alguna conexi√≥n con ella y a trav√©s de una amiga consegu√≠ conectarme despu√©s de un mes. Llam√© por tel√©fono y recuerdo que me pregunt√≥ si ten√≠a alg√ļn problema de salud de mi familia o m√≠o y le respond√≠ que no pero que necesitaba hablar con ella. Muy amablemente me recibi√≥ al d√≠a siguiente en su casa duranteuna hora y media aproximadamente. En la misma le expres√© mi falta de fe y mi rechazo a la iglesia, entre otras cosas y ella con palabras muy simples me abri√≥ el coraz√≥n. Me pidi√≥ que regresara a la confesi√≥n, a la comuni√≥n y que asistiera a misa, tambi√©n me invit√≥ a que fuera el s√°bado siguiente al cerro con toda mi familia. As√≠ lo hicey a partir de ah√≠ cambi√≥ totalmente mi vida. Ese d√≠a s√°bado sent√≠ profundamente la presencia de la Virgen en mi coraz√≥n pues cuando pas√© a recibir la oraci√≥n de intercesi√≥n dada por la Sra. Mar√≠a Livia percib√≠ unprofundo perfume a rosas y una paz interior indescriptible. Aprend√≠ entonces tambi√©n a sentir el dolor ajeno y mis valores y prioridades cambiaron. Hoy soy un hombre feliz, con una profunda fe en Dios, Jes√ļs y la Virgen y agradezco con todo mi coraz√≥n a la Sra. Mar√≠a Livia por sus consejos y por haber intercedido ante la Virgen para que hoy pueda recibir y disfrutar de todas las gracias que me da.

 

José Luis Carlino

L.E. 7.069.474 

 

El que suscribe José Luis Carlino, L.E. 7.069.474, domiciliado en Las Yungas, Yerba Buena, Tucumán quiere por este medio dar testimonio de su conversión y la autorizo a usar el mismo de la manera que considere conveniente.

El 28 de Agosto de 2002 operaban en Buenos Aires a una sobrina María Eugenia Gianfrancisco de Fortino en el Instituto Fleni de un tumor en le cerebelo; la misma estuvo a cargo de los Dres. Sarbat, Díaz y Campero.

El diagn√≥stico, dado el tama√Īo y la ubicaci√≥n era pesimista por cuanto no sab√≠an si sobrevivir√≠a a la operaci√≥n o en caso contrario si le quedar√≠a alguna secuela. Hasta esa fecha yo me encontraba totalmente alejado de Dios y de la Iglesia. Hac√≠a a√Īos que no me confesaba ni comulgaba a y las pocas veces que asist√≠a a Misa me aburr√≠a. Ese d√≠a minutos antes de comenzar la operaci√≥n y dado que todos en mi familia hab√≠an hecho promesas a la Inmaculada Madre del Divino Coraz√≥n Eucar√≠stico de Jes√ļs a la cual hab√≠an visitado en algunas oportunidades en la Ermita sin mi presencia, yo interiormente me dirig√≠ a la Virgen dici√©ndole que si sal√≠a todo bien subir√≠a a pie al cerro para agradecerle. A los minutos de hacer esta promesa, con gran asombro y alegr√≠a nos avisaron que el m√©dico hab√≠a salido en medio de la operaci√≥n para informar que el tumor no exist√≠a, que no hab√≠a explicaci√≥n cient√≠fica a lo sucedido y que todo hab√≠a salido bien. A la fecha Mar√≠a Eugenia est√° no solo en perfecto estado de salud sino tambi√©n embarazada de 7 meses.

Como un mes m√°s tarde sub√≠ por la ma√Īana con mi familia al cerro. Realmente cre√≠ que me mor√≠a en el intento ya que soy operado de columna pero llegu√© y despu√©s de descansar algunos minutos entr√© a la Ermita. Despu√©s de rezar sent√≠ algo interiormente que me dec√≠a que deb√≠a hablar con la Sra. que recib√≠a los mensajes de la Virgen. No sab√≠a qui√©n era ella ni tampoco su nombre. Empec√© a buscar alguna conexi√≥n con ella y a trav√©s de una amiga consegu√≠ conectarme despu√©s de un mes. Llam√© por tel√©fono y recuerdo que me pregunt√≥ si ten√≠a alg√ļn problema de salud de mi familia o m√≠o y le respond√≠ que no pero que necesitaba hablar con ella. Muy amablemente me recibi√≥ al d√≠a siguiente en su casa durante una hora y media aproximadamente. En la misma le expres√© mi falta de fe y mi rechazo a la iglesia, entre otras cosas y ella con palabras muy simples me abri√≥ el coraz√≥n. Me pidi√≥ que regresara a la confesi√≥n, a la comuni√≥n y que asistiera a misa, tambi√©n me invit√≥ a que fuera el s√°bado siguiente al cerro con toda mi familia. As√≠ lo hice y a partir de ah√≠ cambi√≥ totalmente mi vida. Ese d√≠a s√°bado sent√≠ profundamente la presencia de la Virgen en mi coraz√≥n pues cuando pas√© a recibir la oraci√≥n de intercesi√≥n dada por la Sra. Mar√≠a Livia percib√≠ un profundo perfume a rosas y una paz interior indescriptible. Aprend√≠ entonces tambi√©n a sentir el dolor ajeno y mis valores y prioridades cambiaron. Hoy soy un hombre feliz, con una profunda fe en Dios, Jes√ļs y la Virgen y agradezco con todo mi coraz√≥n a la Sra. Mar√≠a Livia por sus consejos y por haber intercedido ante la Virgen para que hoy pueda recibir y disfrutar de todas las gracias que me da.

José Luis Carlino

L.E. 7.069.474

 

 

 

confio en-EN