Agradecimiento
Testimonio de Enrique Pieres PDF Imprimir E-mail

 

Salta, Tres Cerritos, 23 de agosto de 2003  

Santuario de la Inmaculada Madre
del Divino Corazón Eucarístico de Jesús.

Soy Enrique Pieres y mi testimonio es el siguiente: 

Volvía caminando a mi casa en el barrio de Boedo Capital Federal cuando en el portal de una casa una mendiga sentada me pide una moneda, se la doy, cosa que no es común en mí, pero esa mujer me lo había pedido de una forma muy especial. Seguramente estaba yo con cara de tristeza pues la mujer me dijo: " Señor está usted muy triste ¿qué le pasa?" Yo le contesté que en el último tiempo todo se me volvía en contra, que mi vida se había vuelto vacía y oscura, que mi matrimonio había fracasado y tenía un hijo autista al que quiero mucho pero muchas veces siento que no se cómo ayudarlo. La señora me miró y me dijo: "No sufra y llévelo a la Virgen de la montaña, Ella lo va a ayudar". 

Me fui a mi casa pensando en esto y la llamé por teléfono a Mary Ann, mi esposa, para contarle y preguntarle si ella sabía algo de una Virgen de la montaña que podía ayudar a mi hijo. Me contestó que no sabía pero que preguntaría, al rato me llamó y me dijo que en el colegio donde trabaja una chica le comentó que en Salta una Virgen en la montaña estaba haciendo milagros. Mientras hablaba con ella tenía sobre mi escritorio una estampa de otra Virgen que me habían dado unos días antes, era la única que tenía pues no tengo estampas pues he vivido muchos años lejos de Dios. Cuando hablaba por teléfono la estampita se cayó sobre la foto de mis hijos en el escritorio, se cayó sola y no había corriente de aire ni nada. 

Durante 48 años no había escuchado de la Virgen de Salta nunca y en el último tiempo es permanente, como si me estuviera llamando a mí, a mi esposa y a mi hijo. 

El chico siempre da trabajo para que progrese pero en el último tiempo es como que él va más rápido que su terapia. 

Creo que a el ya lo está ayudando aunque el no lo pueda entender. 

A nosotros sus padres que si podemos entenderlo espero nos muestre el camino para ayudar a nuestro hijo y poder comprenderlo y poder darle un hogar como el merece. 

Le pido a la Virgen que ayude nuestros corazones para que esto sea posible. 

La Virgen a la cual se refería la niña de la escuela donde trabaja MaryAnn era la "Inmaculada Madre del Divino corazón Eucarístico de Jesús" y esta niña le dio la estampita que llevo en mi poder de donde este último tiempo he rezado permanentemente la oración de Consagración al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús. 

Enrique Pieres  

DNI:11.450.855