There are no translations available.

 


Martes 07 de Julio de 2.020

 

Libro de Oseas 8,4-7.11-13.
As√≠ habla el Se√Īor:
Entronizaron reyes pero sin contar conmigo; designaron príncipes, pero sin mi aprobación. Se hicieron ídolos con su plata y su oro, para su propio exterminio.
Yo rechazo tu ternero, Samar√≠a; mi ira se ha encendido contra ellos. ¬ŅHasta cu√°ndo no podr√°n recobrar la inocencia?
Porque ese ternero proviene de Israel: lo hizo un artesano, y no es Dios. Sí, el ternero de Samaría quedará hecho pedazos.
Porque siembran vientos, recoger√°n tempestades. Tallo sin espiga no produce harina, y si la produce, se la tragar√°n los extranjeros.
Efraím multiplicó los altares para expiar el pecado, pero esos altares le han servido sólo para pecar.
Por m√°s que escriba para √©l mil prescripciones de mi Ley se las tendr√≠a por una cosa extra√Īa.
En cuanto a los sacrificios que me ofrecen, ¬°que los inmolen, que se coman la carne! ¬°El Se√Īor no los aceptar√°! Ahora, √©l se acordar√° de sus culpas y pedir√° cuenta de sus pecados: entonces ellos regresar√°n a Egipto.


Salmo 115
Nuestro Dios est√° en el cielo y en la tierra
él hace todo lo que quiere.
Los ídolos, en cambio, son plata y oro,
obra de las manos de los hombres.

Tienen boca pero no hablan,
ojos, pero no ven ,
tienen orejas, pero no oyen,
tienen nariz, pero no huelen.

Tienen manos, pero no palpan,
tienen pies, pero no caminan;
Como ellos ser√°n los que los fabrican,
los que ponen en ellos su confianza.

Pueblo de Israel, conf√≠a en el Se√Īor:
él es tu ayuda y tu escudo;
familia de Aar√≥n, conf√≠a en el Se√Īor:
él es tu ayuda y tu escudo.


Evangelio seg√ļn San Mateo 9,32-38.
En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado.
El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: "Jamás se vio nada igual en Israel".
Pero los fariseos decían: "El expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios".
Jes√ļs recorr√≠a todas las ciudades y los pueblos, ense√Īando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Rueguen al due√Īo de los sembrados que env√≠e trabajadores para la cosecha."

 

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.


 
There are no translations available.

 


Miércoles 7 de Julio 2.020

 

Libro de Oseas 8,4-7.11-13.
As√≠ habla el Se√Īor:
Entronizaron reyes pero sin contar conmigo; designaron príncipes, pero sin mi aprobación. Se hicieron ídolos con su plata y su oro, para su propio exterminio.
Yo rechazo tu ternero, Samar√≠a; mi ira se ha encendido contra ellos. ¬ŅHasta cu√°ndo no podr√°n recobrar la inocencia?
Porque ese ternero proviene de Israel: lo hizo un artesano, y no es Dios. Sí, el ternero de Samaría quedará hecho pedazos.
Porque siembran vientos, recoger√°n tempestades. Tallo sin espiga no produce harina, y si la produce, se la tragar√°n los extranjeros.
Efraím multiplicó los altares para expiar el pecado, pero esos altares le han servido sólo para pecar.
Por m√°s que escriba para √©l mil prescripciones de mi Ley se las tendr√≠a por una cosa extra√Īa.
En cuanto a los sacrificios que me ofrecen, ¬°que los inmolen, que se coman la carne! ¬°El Se√Īor no los aceptar√°! Ahora, √©l se acordar√° de sus culpas y pedir√° cuenta de sus pecados: entonces ellos regresar√°n a Egipto.


Salmo 115
Nuestro Dios est√° en el cielo y en la tierra
él hace todo lo que quiere.
Los ídolos, en cambio, son plata y oro,
obra de las manos de los hombres.

Tienen boca pero no hablan,
ojos, pero no ven ,
tienen orejas, pero no oyen,
tienen nariz, pero no huelen.

Tienen manos, pero no palpan,
tienen pies, pero no caminan;
Como ellos ser√°n los que los fabrican,
los que ponen en ellos su confianza.

Pueblo de Israel, conf√≠a en el Se√Īor:
él es tu ayuda y tu escudo;
familia de Aar√≥n, conf√≠a en el Se√Īor:
él es tu ayuda y tu escudo.


Evangelio seg√ļn San Mateo 9,32-38.
En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado.
El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: "Jamás se vio nada igual en Israel".
Pero los fariseos decían: "El expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios".
Jes√ļs recorr√≠a todas las ciudades y los pueblos, ense√Īando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Rueguen al due√Īo de los sembrados que env√≠e trabajadores para la cosecha."

 

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.


 


 

 

confio en-EN