There are no translations available.


Martes 16 de Julio de 2.019

Libro del Exodo 2,1-15a.
Un hombre de la familia de Lev铆 se cas贸 con la hija de un levita.
La mujer concibi贸 y dio a luz un hijo; y viendo que era muy hermoso, lo mantuvo escondido durante tres meses.
Cuando ya no pudo ocultarlo m谩s tiempo, tom贸 una cesta de papiro y la impermeabiliz贸 con bet煤n y pez. Despu茅s puso en ella al ni帽o y la dej贸 entre los juncos, a orillas del Nilo.
Pero la hermana del ni帽o se qued贸 a una cierta distancia, para ver qu茅 le suceder铆a.
La hija del Fara贸n baj贸 al Nilo para ba帽arse, mientras sus doncellas se paseaban por la ribera. Al ver la cesta en medio de los juncos, mand贸 a su esclava que fuera a recogerla.
La abri贸, y vio al ni帽o que estaba llorando; y llena de compasi贸n, exclam贸: "Seguramente es un ni帽o de los hebreos".
Entonces la hermana del ni帽o dijo a la hija del Fara贸n: "驴Quieres que vaya a buscarte entre las hebreas una nodriza para que te lo cr铆e"?.
"S铆", le respondi贸 la hija del Fara贸n. La jovencita fue a llamar a la madre del ni帽o,
y la hija del Fara贸n le dijo: "Ll茅vate a este ni帽o y cr铆amelo; yo te lo voy a retribuir". La mujer lo tom贸 consigo y lo cri贸;
y cuando el ni帽o creci贸, lo entreg贸 a la hija del Fara贸n, que lo trat贸 como a un hijo y le puso el nombre de Mois茅s, diciendo: "S铆, yo lo saqu茅 de las aguas".
Siendo ya un hombre, Mois茅s sali贸 en cierta ocasi贸n a visitar a sus hermanos, y observ贸 los penosos trabajos a que estaban sometidos. Tambi茅n vio que un egipcio maltrataba a un hebreo, a uno de sus hermanos.
Entonces dirigi贸 una mirada a su alrededor, y como no divis贸 a nadie, mat贸 al egipcio y lo escondi贸 en la arena.
Al d铆a siguiente regres贸 y encontr贸 a dos hebreos que se estaban pelando. "驴Por qu茅 golpeas a tu compa帽ero?" Pregunt贸 al agresor.
Pero este le respondi贸: "驴Qui茅n te ha constituido jefe o 谩rbitro nuestro? 驴Acaso piensas matarme como mataste al egipcio?". Mois茅s sinti贸 temor y pens贸: "Por lo visto, el asunto ha trascendido".
En efecto, el Fara贸n se enter贸 de lo sucedido, y busc贸 a Mois茅s para matarlo. Pero este huy贸 del Fara贸n, y lleg贸 al pa铆s de Madi谩n. All铆 se sent贸 junto a un pozo.



Salmo 69
Estoy hundido en el fango del Abismo
y no puedo hacer pie;
he ca铆do en las aguas profundas,
y me arrastra la corriente.

Pero mi oraci贸n sube hasta ti, Se帽or,
en el momento favorable:
resp贸ndeme, Dios m铆o, por tu gran amor,
s谩lvame, por tu fidelidad.

Yo soy un pobre desdichado, Dios m铆o,
que tu ayuda me proteja:
As铆 alabar茅 con cantos el nombre de Dios,
y proclamar茅 su grandeza dando gracias;

que lo vean los humildes y se alegren,
que vivan los que buscan al Se帽or:
porque el Se帽or escucha a los pobres
y no desprecia a sus cautivos.



Evangelio seg煤n San Mateo 11,20-24.
Jes煤s comenz贸 a recriminar a aquellas ciudades donde hab铆a realizado m谩s milagros, porque no se hab铆an convertido.
"隆Ay de ti, Coroza铆n! 隆Ay de ti, Betsaida! Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sid贸n, hace tiempo que se habr铆an convertido, poni茅ndose cilicio y cubri茅ndose con ceniza.
Yo les aseguro que, en el d铆a del Juicio, Tiro y Sid贸n ser谩n tratadas menos rigurosamente que ustedes.
Y t煤, Cafarna煤n, 驴acaso crees que ser谩s elevada hasta el cielo? No, ser谩s precipitada hasta el infierno. Porque si los milagros realizados en ti se hubieran hecho en Sodoma, esa ciudad a煤n existir铆a.
Yo les aseguro que, en el d铆a del Juicio, la tierra de Sodoma ser谩 tratada menos rigurosamente que t煤".


 


confio en-EN