Array Imprimir Array

 

MENSAJES DADOS POR

 LA  SANTISIMA VIRGEN

1996

Salta - Argentina

1 DE ENERO DE 1996

Amados hijos:

Quiero que comencéis junto a la Madre de Dios este año que se inicia.

Poned vuestros deseos en mi Corazón para que Yo como Madre de Jesús y Madre vuestra, pueda ayudarlos a que se realice en ustedes el Amor del PADRE, del HIJO y del ESPIRITU SANTO.

El Amor infinito de Dios, quiere ayudarlos a través mío a madurar en la FE, ESPERANZA Y CARIDAD. Para que en vuestras vidas se realicen las obras perfectas del AMOR DE DIOS  que es Salvador.

Alégrense mis hijos, canten alabanzas a la Santa Trinidad.

¡Conviértanse!

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

2 de Enero de 1996

Amados hijitos:

Rezad el Santo Rosario en familia, piensen que cuando hacen esto, Yo estoy acompañándolos. Comiencen ahora, con este nuevo año. Quiero estar en todos los hogares, para ayudarlos en todas las dificultades. Quiero que todos me conozcan.

Esta Gracia maravillosa os está regalando EL Señor, no permanezcáis indiferentes. ¡Os Amo a todos!.

Amén. Amén.

 

5 DE ENERO DE 1996

Oren unos por otros mis hijos, recuerden que Dios quiere lo mejor para vosotros. Sean solidarios en la oración con vuestros hermanos que sufren, después  de pedir por vuestras necesidades pidan por otros.

Ustedes no viven solos, por el Amor Infinito de Dios tienen hermanos y deben compartir el Amor y la Paz del Señor.

Bendigan a Dios y bendigan a los hermanos, y así os haréis agradables a los ojos de Dios. Recibiréis grandes beneficios espirituales y la Paz de Dios vendrá a vuestros corazones.

Vivid esto, como os lo enseño.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

7 DE ENERO DE 1996

Hijos Amados:

Permanezcan unidos en oración al Todopoderoso, siéntanse hambrientos de su Amor y serán colmados del infinito Amor que todo lo puede. No dejen pasar este  momento de Gracia. La infinita Misericordia los exhorta a una urgente conversión.

Conózcanse como hijos de Dios, escuchen su Palabra y dejen que penetre en vuestros corazones, imploren esta Gracia a su Divino Amor.

Amén. Amén.

 

8 DE ENERO DE 1996

María hijita de mi Corazón:

Orar con el Santo Rosario es estar cerca de mi Corazón, cada vez que lo rezas mi mirada permanece en ti, mi Corazón escucha y mi súplica se hace más insistente.

Soy puente de unión entre ti y la Santísima Trinidad. Te bendigo.

Amén. Amén.

 

11 DE ENERO DE 1996

¡Orad! Hijos míos. ¡Orad! Con intenso amor, ya se ciernen las tinieblas sobre la Humanidad. ¡Tomad el arma! Que es el Santo Rosario.

Obedecedme hijos  míos para que la Luz venza a las tinieblas.

Amén. Amén. Amén.

La Santísima Virgen está toda de blanco y tiene su rostro bañado de Lágrimas y antes de hablarme permite que mire su rostro.

 

11 DE ENERO DE 1996

Jesús dice:

Con que derecho amonestáis a vuestros Sacerdotes, ¿no os enseñé a amaros unos a otros?

Si vosotros sois mi pueblo y estáis corrompidos, cada uno de vosotros lleva una carga de pecado. Condonad primero vuestras deudas para que os perdone, sed verdaderos administradores míos para comenzar la obra de reparación en su justa medida, en el Santo Temor. Guardad las puertas de mi Reino con mi infinito  Amor.

Amén.

 

17 DE ENERO DE 1996

Vi un campo seco, lleno de espinas y malezas, en el medio un jardín precioso, lleno de rosales con enormes rosas rosadas, contrastando con el campo. También gigantescos árboles de enormes copas, llenos de enormes rosas rosadas.

Me dice La Madre:

Muchas dificultades os esperan en este momento. El precioso jardín es mi Corazón, en medio del mundo, las rosas representan a los que rezan el Santo Rosario, y ellos crecen como gigantescos árboles, elevándose al Cielo con muchos frutos espirituales.

El que me entrega su corazón y reza el Rosario no debe temer a nada de éste mundo, ya que ésta Santa oración los eleva por encima de toda dificultad y los protege especialmente de todo peligro, acercándolos con rapidez a Dios, creciendo interiormente, evitando ser contaminados de toda maldad.

Esta es la protección que Dios da a los que rezan el Santo Rosario.

Predicad esto.

Amén. Amén.

 

18 DE ENERO DE 1996

Dice Jesús:

“Venid a Mí, todos los que estáis agobiados, os aliviaré de todas vuestras penas”. Venid a refugiaros en Mí Sagrado Corazón Eucarístico.

Dice La Madre María Santísima:

Cuando habla Mi Divino Hijo, Cielos y Tierra se postran en adoración. Cada Palabra de Dios, tiene el peso de toda la eternidad. Obedecedle y alabadlo por medio de la oración.

Amén. Amén. Amén.

 

19 de Enero de 1996

Dice María Santísima:

A los jóvenes les digo: Que abran sus corazones a esta Madre del Cielo, para que os pueda enseñar, cual es el verdadero camino de la felicidad. Si dejáis que entre en vuestras vidas, os conduciré por el camino de rectitud, os mostraré la verdadera moralidad que debe haber en vuestras vidas; os enseñaré a ser puros de cuerpo y alma, para que conozcáis la verdadera alegría que nace del Corazón de Jesús, mi Divino Hijo.

Poned a Jesús en el centro de vuestras vidas.

Amén. Amén.

 

25 DE ENERO DE 1996

¡Gracias por escucharme!

Os voy a pedir que viváis en oración alabando continuamente al Padre Celestial. Vosotros podréis hacer su Voluntad, si tenéis la fuerza y la luz que solo os dará el Espíritu Santo, por medio de la oración.

¡Ayunad! Por lo menos una vez al mes, para comenzar. Ayunar significa privarse de algo por amor a Jesús. Ustedes no conocen el poder del ayuno y la oración.

¡Comiencen a ayunar y a orar todos y el poder de las tinieblas será derrotado!.

Os amo a todos.

Amén. Amén.

 

1 DE FEBRERO DE 1996

Queridos hijos:

¡Oren por la Paz!. Por la paz y el amor que debe reinar en cada hogar y en cada corazón. Especialmente la paz de los corazones.

¡Convertíos enteramente al Señor!, busquen en todo cumplir su voluntad, que nada os detenga, luchen para conseguir esto en medio de las contrariedades.

Pónganse en oración, para que sepan discernir cual es la Voluntad de Dios en vuestras vidas y la realicen.

Encuentren la paz en vuestros corazones por medio de la oración.

Os amo a todos.

Amén. Amén.

 

2 DE FEBRERO DE 1996

Sois hijos amados y bendecidos por Dios, prestad atención a mis mensajes, pues en ellos os está llamando el Señor a una verdadera conversión.

Amén. Amén.

Leed el Salmo 14.

 

3 DE FEBRERO DE 1996

Amados hijos:

¡Yo soy vuestra Madre! Los invito a poner toda vuestra esperanza en el Señor.

Alaben a Dios constantemente, en todos los actos de vuestras vidas, crezcan interiormente por medio de la oración. Ustedes no pueden vivir con alegría si no tienen a Dios en sus corazones. Para vivir una verdadera vida Cristiana, comiencen a mirar a Jesús; compenétrense de las cosas divinas, hasta llenar por completo vuestros pensamientos y vuestros corazones del Amor de Dios.

Pongan interés en saber cuál es la Voluntad del Padre, orando con insistencia y ayunando.

Miren al hermano que sufre. Tiendan sus manos a los más necesitados, poniendo en vuestros corazones el deseo ardiente de orar por ellos. Y por este medio ustedes lograrán cosas increíbles del Amor de Dios.

¡Fortalézcanse! en la oración y aumentará la paz en vuestras almas.

¡Benditos sean!  Â¡Gloria al Altísimo!

 

7 DE FEBRERO DE 1996

Hijos amados:

Sed verdaderos imitadores de Cristo, conforme a las enseñanzas que El os dejó.

¡Abrid el Santo Evangelio! Y comiencen a dar Gloria a Dios. Conoced su Divina Palabra y lo que El manda. La Palabra de Dios no es para vivir de acuerdo al mundo,  sino  para  prepararos   a vivir en el Cielo.

¡Alegraos mis hijos! El Señor es Misericordioso con los humildes de corazón, no dejéis pasar este momento tan especial.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

8 DE FEBRERO DE 1996

Queridos hijos:

Sed fuertes en el momento que os toca vivir, glorificad a Dios con vuestras vidas. Que cada momento del día sea alabado el Señor, cumpliendo con vuestras obligaciones y dando cada uno lo mejor de sí.

Obrad siempre con el Santo Espíritu de Dios, para que seáis vencedores y así vuestro Padre del Cielo os llamará a cada uno por su nombre y os conocerá como sus hijos.

Oren mis hijos queridos, oren.

Amén. Amén.

 

(LAS ROSAS) 11 DE FEBRERO DE 1996

¡Orad mis hijos! Y creed en el Evangelio.

¡Convertíos todos al Señor! Y todos los pueblos del mundo encontrarán la paz.

Orad intensamente, para que muchas almas se vuelvan al Señor. Orad por los enfermos, porque muchos de ellos sufren sin conocer el Amor de Dios, orad por ellos mis hijos orad.

Amén. Amén. Amén.

 

12 DE FEBRERO DE 1996

Amados hijos:

Volved vuestros ojos a la Sagrada Eucaristía, fuente de vida fecunda y salud eterna. Conoced a vuestro Dios presente en todos los tabernáculos del mundo. Oren intensamente frente a Jesús Eucaristía. Pónganse en Sus Manos con sinceridad para que así Jesús  que es todo Amor, pueda transformaros. Permaneced humildes y respetuosos en su presencia ¡El es Dios! Predicad esto.

Amén. Amén. Amén.

 

13 DE FEBRERO DE 1996

Venid mis hijos a mi Inmaculado Corazón. Este Corazón maternal será vuestra fortaleza. Yo siempre os resguardaré, “Os ofrezco mi Corazón Inmaculado lleno de Amor por vosotros”

Amén. Aleluya Amén Aleluya.

 

14 DE FEBRERO DE 1996

Hijos míos:

Estoy triste por que muchos de ustedes sufren las consecuencias de este tiempo que viven, la mayoría trata de resolver los problemas lejos de Dios. Para muchos Dios no existe.

Este es tiempo de Misericordia os invito a vivir más profundamente en el  Amor. Abrid vuestros corazones al Amor que es Jesucristo y El os escuchará y se apartarán de ustedes las tinieblas, se abrirán sus almas  para recibir el Espíritu de Dios, y la Sabiduría Divina será vuestra consejera. Si queréis ser libres, reconciliaos pronto con Dios.

Os amo a todos, Amén. Amén.

 

16 DE FEBRERO DE 1996

Hijos míos amados:

Quiero que comprendáis cuan grande es el Amor del Padre del Cielo. Algunos de vosotros viven en completa oscuridad, mas por la Misericordia Divina, reciben el Amor de Dios, al igual que los que viven con la luz del Santo Espíritu.

Hijos míos he venido a traerles ESPERANZA, y así los que caminan en tinieblas sean iluminados.

No viváis las desventuras de este mundo, como si fuese el fin último.

Miradlo todo bajo la luz de la fe en la Palabra que os dejó Jesús, que todo lo sufrió, para que os mantengáis firmes en el camino que lleva al Cielo.

¡Conviértanse todos! Para que sean iluminadores en el mundo, reflejando con vuestras vidas al Divino Corazón de mí Hijo Jesús.

¡Gloria a Dios! Amén.

 

17 DE FEBRERO DE 1996

Oren al Señor con el Santo Rosario, invoquen la protección de Dios, mediante esta oración que es poderosa y pronto sentiréis en vuestras vidas la fuerza y la luz del Espíritu Santo. El Santo Rosario es el adorno más hermoso del alma, recurran a él en todo momento.

Yo estoy en el Santo Rosario, como Hija de Dios, Madre de Dios, Esposa de Dios y Madre amorosa de todos ustedes.

¡Os amo mis hijos!

Amén. Amén.

 

19 DE FEBRERO DE 1996

En la oración hijitos míos ustedes permanecen unidos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Cuando con vuestra oración dejáis la puerta abierta de vuestros corazones, al Amor infinito de Dios, ustedes reciben Gracias extraordinarias.

Amén Aleluya Amén Aleluya.

 

23 DE FEBRERO DE 1996

Amados hijos:

Acercaos al infinito Amor del “Corazón Eucarístico de Jesús”.

Estos son tiempos de preparación. No perdáis tiempo en las cosas vanas de este mundo, desprendeos pronto de todo espíritu del mal.

Escuchad mis mensajes con espíritu de reflexión, os estoy hablando queridos hijos para que crezcáis espiritualmente, sed bondadosos y misericordiosos; confiad en la Infinita Bondad del Señor, para que con su Gracia seáis perseverantes en obrar siempre como buenos Cristianos.

“Volved vuestros ojos a Cristo Jesús”.

Amén. Amén.

 

2 DE MARZO DE 1996

Dice la Madre:

“Yo Soy la Gloria de este pueblo”

 

3 DE MARZO DE 1996

Hijos míos:

Que se manifieste en vosotros el Amor del Padre, el Sacrificio del Hijo y la Esperanza del Espíritu Santo.

Ofreceos a la Santísima Trinidad con vuestras obras y orando. Gozad de los bienes de este mundo, como de algo efímero y pasajero. Bendecid y agradeced a la infinita generosidad del Señor que os lo envía.

En este tiempo de preparación meditad la Palabra del Señor con profunda humildad para que seáis aceptados en el Cielo por vuestro Padre Dios  que conoce vuestros corazones.

Amén. Amén.

 

4 DE MARZO DE 1996

Amados hijos míos:

Por el Amor de Dios estáis en el mundo.

Seguid al Señor y convertíos en este tiempo de gran Misericordia para vosotros.

Abrid los ojos a la Luz del mundo  que es el Redentor.

Porque tiempo vendrá en que seréis llamados a juicio y después de esto, abismos hay que separan el bien del mal.

Mis hijos, el Cielo os espera a todos . Venid a mi Inmaculado Corazón y os conduciré a Dios.

Os amo intensamente.

Amén. Amén.

 

5 DE MARZO DE 1996

Que la paz y el Amor del Señor esté con vosotros amados hijos.

Hoy he venido a deciros que os mantengáis unidos y en oración. Esto se hará  para combatir al maligno enemigo, que trata por todos los medios de quitarles la paz, especialmente la paz de los hogares. Sumiéndolos en el desaliento y la angustia, para alejarlos del Amor de Dios.

Orad por las calles con el Santo Rosario en desagravio al Inmaculado Corazón de María.

El Rosario es vuestra tabla de salvación.

Orad con fuerza los unos por los otros, ardiendo en caridad  vuestros corazones por el hermano que sufre.

Poned toda vuestra esperanza en El Señor.

Amén. Amén. Amén.

 

6 DE MARZO DE 1996

Hijitos míos:

Permaneced atentos al Amor de Dios.

Hoy he venido a deciros, qué quiere El Señor de su pueblo. Sed fieles hijos suyos, sabiendo cada uno como debe ser un verdadero Cristiano.

Bendecid al Padre, que con su Infinita Generosidad es paciente con vosotros. Escuchad la Palabra del Señor que es Palabra de Vida Eterna; y obrad conforme a ella para no tropezar.

Los que abandonan el camino recto del Señor arrastran pesadas cadenas y no brilla la luz en sus corazones. Creced mis hijos en su Santa Sabiduría y os uniréis a vuestro Dios. Predicad esto.

Amén. Amén.

 

6 DE MARZO DE 1996

“Consagraos todos al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús”. Es un llamado urgente del Amor de Dios.

Sean obedientes mis hijos.

“Yo soy la Madre de Dios”.

Amén. Amén.

 

7 DE MARZO DE 1996

Que se cumpla en vosotros el mandato del Señor “Sed Santos”.

Orad mis hijos por esta intención.

 

8 DE MARZO DE 1996

Amados hijos:

Alzad vuestros ojos al Cielo y pedid al Señor en su Divina MISERICORDIA que os dé corazones arrepentidos.

Amén.

 

8 DE MARZO DE 1996

¡No desfallezcáis!. Que no se doblen las rodillas ante el espíritu del mal. El Señor os pide conversión. Ayunad y haced penitencia.

Amén.

 

9 DE MARZO DE 1996

Amados hijos:

Sean responsables cada uno de su conciencia cristiana; para que viváis en plenitud la verdadera libertad que os dio el Señor.

Vivid el Evangelio según el Amor. Ayudaos unos a otros en el Amor. Y así cada uno recibirá lo necesario para que no os perdáis. Oren mis hijos por esta intención.

Amén. Amén.

 

13 DE MARZO DE 1996

Todos estáis llamados al encuentro amoroso con vuestro Padre Dios, predicad esto.

Amén. Amén.

 

14 DE MARZO DE 1996

Hijos míos:

Os exhorto a que miréis las maravillas de la creación del Padre. Bendecid y adorad su Santo Nombre, que todo lo creó con su Inmenso AMOR.

¡Arrepentíos!.

Volved al rebaño del Señor y viviréis.

Amén. Amén. Amén.

 

15 DE MARZO DE 1996

Adorad el Santísimo Sacramento. Adoradlo con el corazón, con el alma y con todo el ser. Y así pedid con confianza y recibiréis mis amados hijos todo cuanto os falta para llegar a ser dignos hijos de Dios. Vivid vuestras vidas con el que es Infinito Amor, presente entre vosotros en la Sagrada Eucaristía.

Acercaos a su Mesa y comed todos de El.

Amén. Amén. Amén.

 

18 DE MARZO DE 1996

Amados hijos:

No busquéis consuelos materiales, buscad consuelo en la oración.

Orad con fe en medio de las dificultades para ser fieles al Señor.

Vivid con esperanza en vuestros corazones. Refugiaos en mi Inmaculado Corazón y triunfaréis.

Amén

 

19 DE MARZO DE 1996

¡Alabado sea el Altísimo!.

Hijos míos: Os pido en este tiempo de conversión que reflexionéis sobre vuestras vidas, a la luz del Evangelio, que es Palabra de vida y santa Sabiduría.

Mirad vuestras conciencias y reconciliaos con Dios.

Levantad el espíritu hacia El Señor con verdadera contrición de corazón.

¡Abrid vuestros corazones al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús!

Amén. Amén.

 

21 DE MARZO DE 1996

En este día tuve una visión de Jesús en oración. Es de noche y hay muchas estrellas en el Cielo.

Una voz me dice: ¡El, conoce a sus ovejas!. Entiendo esto con mi corazón.

El Señor conoce a todos y a cada uno, en tiempo y circunstancias de vida.

El buen Pastor es nuestra esperanza. EL nos busca, nos conoce y nos mira desde un tiempo de Eternidad. “Nos llama”. El que lo oye se acerca a su espíritu de Amor y El permanece en nosotros con su AMOR.

ORACION

Alma Salvadora  de Jesucristo, consume mi alma hasta la última gota de  deseo de mi misma y satisfácela con el ferviente deseo de Tú Amor por las almas.

Que las gotas de Tú Sangre Redentora caigan en mí corazón, lo transformen y arrebaten hacia tu Divino Corazón.

Amén.

 

26 MARZO DE 1996

Amados hijos:

Hoy he venido a visitarlos con la misión de acercarlos a Jesús, mi Divino Hijo. Escuchad mis palabras y practicadlas con integridad y conciencia, poned vuestros corazones a mi disposición para que penetre en ellos con la luz del Espíritu Divino y podáis conocer a CRISTO JESUS, vuestro Salvador.

Amén. Amén.

 

27 DE MARZO DE 1996

Si queréis un mundo lleno de amor. “AMAD A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS”.

Amén

 

2 DE ABRIL DE 1996

María hija mía:

Debes soportar todas las pruebas con un gran amor a Jesús Crucificado. La gracia de Dios te acompañará.

Que los abundantes frutos de tu corazón sean dados a las almas más necesitadas, cuando estés en oración.

Amén. Amén.

 

3 DE ABRIL DE 1996

Hija mía:

Levanta tu corazón junto a la Cruz de mi HIJO para comprender todo el misterio de su Amor.

Permanece en la Cruz junto a Jesús y así tu corazón se colmará de bendiciones.

Esto es promesa de Dios.

Amén. Amén.

 

4 DE ABRIL DE 1996

JESUS dice:

Contempladme y adoradme en mi Sacratísimo Corazón Eucarístico. Vosotros sois en MI, cuando coméis Mi Cuerpo y bebéis Mi Sangre; y mi infinito AMOR está en vosotros.

Dice María Santísima:

En el milagro de la SAGRADA EUCARISTIA, ustedes penetran en la intensidad de la TRINITARIA LUZ.

 

5 DE ABRIL DE 1996

Hija mía:

Entregarse al misterio de la Cruz es convertirse. Al abrazar la Cruz por amor a Jesús, lo amargo se vuelve dulce, el dolor gozo, la desesperación paz, el odio Amor.

Amén. Amén.

 

5 DE ABRIL DE 1996

A los pies de la Cruz y en la cruel agonía, la Gloria de Dios recibía la dolorosa Madre, cuando su Corazón se abría.

 

7 DE ABRIL DE 1996 (DOMINGO DE RESURRECCIÓN)

¡Gloria al Poder de Dios!

¡Gloria al Espíritu Santo!

¡Alegraos y Regocijaos en la Resurrección del Señor!

¡Gloria a Dios!

¡Gloria a Dios!

¡Gloria a Dios!

 

8 DE ABRIL DE 1996

Hijos Míos:

¡Convertíos! a Dios permanentemente, sed reflejos de Jesús, y así los que os miren reconocerán en ustedes a verdaderos Cristianos.

Amén. Aleluya.

 

9 DE ABRIL DE 1996

Alimentaos de la Palabra de Dios permanentemente, procurad siempre hacer su voluntad.

Todo tiempo que pasa sin levantar vuestros ojos al Cielo es tiempo perdido.

Amén. Aleluya. Aleluya.

 

10 DE ABRIL DE 1996

Trabajen con alegría mis hijos, en los campos del Señor, porque tiempo vendrá que recogeréis lo que habéis sembrado.

Sed humildes y perseverantes en pedir esta Gracia al Señor.

Aleluya. Aleluya.

 

13 DE ABRIL DE 1996

(Hoy vi a la Santísima Virgen en profunda tristeza y aflicción, toda vestida de blanco y su perfectísimo rostro parecía bañado en sudor).

Mis hijos:

Hoy he venido a pediros que oren y oren con gran urgencia por la Paz del mundo, que está seriamente amenazada por la iniquidad del terrible enemigo de Dios.

Confiad en mi Inmaculado Corazón que os guiará en medio de terribles tribulaciones. Seré vuestra Consejera, no os apartéis de mi guía, no os separéis del Santo Rosario y orad permanentemente con él, Yo Soy vuestra Madre y como Madre os hablo.

El mensaje que hoy os quiero transmitir es muy duro y difícil de entender para los que viven olvidados de que Dios existe, y aún de los que teniendo conciencia de Dios viven despreocupados de salvar sus almas, viviendo según la carne y el mundo.

Terribles cosas os esperan mis hijos si no volvéis vuestros ojos a Dios, pues el tremendo castigo que Dios mandará al mundo va a comenzar.

Os revelaré una parte de este y será para llevarlos a la oración y al sacrificio y así tengan la esperanza de mitigar con vuestros rezos, este castigo tan terrible. Esto es una advertencia llena del AMOR DE DIOS hacia la humanidad.

Muchas almas religiosas caerán y se apartarán del camino del Señor para vivir en la tibieza del mundo. Los sacerdotes que queden no se diferenciarán en nada de los seglares, seguirán el camino del mundo que los llevará a la apostasía, las religiosas seguirán este mismo camino y muchas almas buenas se perderán por su causa. El mundo sin religión y sin Dios será morada de seres salvajes y animalezcos y cambiarán la fisonomía humana y así el cuerpo será el reflejo del alma. Estos aterradores humanos convertidos en discípulos de satanás aprovechando el caos que sobrevendrá por los grandes e inminentes castigos que caerán sobre el mundo, perseguirán a los buenos en feroz cacería. No habrá diferencia de sexos y por un tiempo determinado por Dios Padre el infierno reinará en el mundo. Pero mi INMACULADO CORAZON apartará las tinieblas y el horror, de mis hijos consagrados a Mí, El Señor esperará hasta último momento la conversión a mi Corazón Inmaculado, y así todos tendrán la oportunidad de salvarse y el perdón de Dios INFINITAMENTE MISERICORDIOSO.

Oren, oren con intenso Amor.

“Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús en Tí confío”.

 

19 DE ABRIL DE 1996

No busquéis remedio para vuestros males, en las cosas del mundo.

¡Aferraos al Santo Rosario!.

El Rosario os ha sido dado para consuelo y alegría vuestra.

Os hacéis muy agradables a Dios cuando lo alabáis con esta sencilla devoción.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

24 DE ABRIL DE 1996

Amados hijos:

He venido a enseñarles el camino del Amor, que es Jesús.

El es Camino, la Verdad, la Vida, y el que lo ama de verdad no tropezará.

Amén. Amén.

 

25 DE ABRIL DE 1996

Amados hijos:

Creed en Dios y no temáis nada.

Aceptad con Amor todo lo que Dios os envíe.

Vosotros tenéis vida por su Infinito Amor y Santa Voluntad; y esta vida se prolongará hasta la eternidad, si amáis a Dios sobre todas las cosas. Nada creó Dios en vano, sino que vanas son las cosas del mundo.

El  INFINITO AMOR DE DIOS en vosotros se prolonga mis hijos, purificaos de vuestros pecados, ¡Pronto!.

Acudid a la Santa Iglesia en busca de mi Divino Hijo Jesús y lo encontraréis.

¡Ay! mis hijitos, aún no podéis comprender cuanto os ama vuestro Dios. Si conocierais su AMOR, moraríais de gozo.

¡Aprended! mis hijitos y poned paz en vuestros corazones.

¡Convertíos pronto!.

Os amo y bendigo a todos.

Amén. Amén. Amén

 

30 DE ABRIL DE 1996

Mis hijos:

Vosotros tenéis en este tiempo una gran responsabilidad; que es la de orar por la paz y el amor entre los hombres del mundo.

Si os amáis los unos a los otros habrá paz.

Podréis amar de verdad si os entregáis a la vida de oración, más aún, si hacéis de vuestras vidas una oración al Señor.

Renuncien a todos los excesos y no pequen. Abrid vuestros corazones a la Palabra de Dios y dejaos guiar por ella.

Reconoced a Dios mis hijitos arrodillaos frente a JESUS EUCARISTIA, dejaos salvar por El.

¡Cuánto os ama Jesús!

Benditos sean mis hijos.

Amén.

 

3 DE MAYO DE 1996

¿Qué puede afligiros mis hijos?

Si tenéis a vuestra disposición el “Amor Infinito de Dios”. Convertíos de verdad y nada os faltará.

¡Orad al Cielo con constancia!

¡Sed discípulos de Jesús!

Amén Aleluya Amén Aleluya.

 

8 DE MAYO DE 1996

(Dice María Santísima)

“Yo Soy Vuestra Madre y Protectora”.

Mi misión es acercarlos al Amor de Jesús.

Quiero tener a todos mis hijos cerca de mi Corazón.

Orad con fe y esperanza a vuestro Dios.

Os amo a todos.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

13 DE MAYO DE 1996

Hoy tuve la siguiente visión:

Vi una custodia con el Santísimo Sacramento, ella está en medio de una inmensa luz, multitud de Ángeles postrados en adoración la rodean totalmente, a los pies vi un rosario. Después de ésta visión vi a la Santísima Virgen toda vestida de blanco. Ella estaba en medio de la radiante luz que siempre la precede. Lleva puesta una corona de oro sobre la cabeza, sus manos juntas a la altura del pecho, y en ellas el Rosario que parece ser de oro. Su mirada permanece hacia abajo y dice:

“Yo Soy la Reina del Santo Rosario”, os pido Oración, Sacrificio y Penitencia para que baje a vosotros la Paz y Misericordia del Altísimo.

Adorad a Jesús vuestro Dios, como lo adoran la multitud de Ángeles en el Cielo.

Rezad el Santo Rosario todos los días, en desagravio por los ultrajes y sacrilegios con que se ofenden al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.

Oren con el corazón para que todos sean sanados espiritualmente.

El inmenso AMOR DE DIOS  se está prodigando a vosotros mis hijos.

Atiendan a mis deseos y convertíos pronto (y separando sus manos dio la bendición) Os bendigo a todos.

Amén. Amén. Amén.

 

15 DE MAYO DE 1996

Hijos míos:

¡Invocad el Nombre del Señor!, no vayáis por el camino equivocado, acercaos a la verdad del Evangelio que es camino a la Vida Eterna.

Orad para que vuestros corazones estén gozosos y llenos de Esperanza y sean bendecidos por el Amor del Espíritu Santo.

Cuando ustedes oran mis hijos, El Señor está constantemente delante de vosotros, para que no vaciléis.

¡Alabad la Gloria del Señor!

Aleluya. Aleluya.

 

16 DE MAYO DE 1996

Bienaventurados los hijos que obran según el Amor del Espíritu Santo por que ellos serán vencedores de todo mal.

Permaneced en oración y pedid que la Luz del Señor no se aparte de vosotros .

¡Convertíos  mis hijos al Amor del ESPIRITU SANTO!.

Amén. Amén.

 

19 DE MAYO DE 1996

¡Bendito sea El Señor en su inmensa Gloria!

¡Bendito sea su Amor que os trajo el Cielo!

Y Benditos seáis mis hijos por ser hijos de Dios.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

20 de Mayo de 1996

Dad gracias a Dios mis hijos amados, por todo lo que El os ha dado y confiad en su Bondad y Misericordia orando con confianza en todo tiempo.

A todos os escuchará.

Sed fieles al Señor que El os confortará y os fortalecerá con su Espíritu.

Amén. Amén. Amén.

 

22 DE MAYO DE 1996

Entregaos mis hijos al Señor con generosidad de corazón, no retacéis vuestra entrega.

El Señor conoce todo lo vuestro, y El os recompensará según vuestras obras.

Pedidle al Señor que os haga santos.

Dad gracias al Señor. Bendecid su SANTO ESPIRITU.

Alabado sea.

 

24 DE MAYO DE 1996

Me dice Jesús:

Quiero ser escuchado.

Te lo mando.

Habla al mundo de mi “Sacratísimo Corazón Eucarístico”. Que todos se acerquen a mi Infinito Amor con confianza.

Dice la Santísima Madre:

Volved vuestros ojos a Jesús Eucaristía, alimentaos con el Amor de su Sagrado Corazón, escuchad y amad a vuestro Dios.

Amén. Amén.

 

25 DE MAYO DE 1996

¡¡Benditos sean mis hijos!!

Hoy he venido a traerles la Bendición y el Amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para que todos os convirtáis.

Os acompañaré en el camino de la purificación, seré la luz que guíe vuestros pasos.

Consagraos al divino Corazón Eucarístico de Jesús y al Inmaculado Corazón de María y veréis brillar la luz en vuestros corazones.

La puerta está abierta mis hijos, venid a Mi y os acompañaré a cruzar el umbral. Gracias por escucharme.

Os amo a todos.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

4 DE JUNIO DE 1996

Hoy  la Madre ha mostrado su Inmaculado Corazón. Y dice:

¡Este es mi Inmaculado Corazón!

¡Acercaos todos a El!

En estos tiempos de grandes pruebas para la humanidad, la luz de mi Corazón brillará en medio de la oscuridad.

No os abandonaré, sino que por medio de esta luz os guiaré con seguridad. Derretiré el hielo de muchos corazones fríos, con el calor de mi Amor, y así los que hayáis alcanzado la paz de Dios y os hayáis purificado de todas las inmundicias e idolatrías, seréis llamados a compartir el banquete Celestial como hijos verdaderos de Dios.

Os amo a todos.

¡Gloria a Dios!

 

5 DE JUNIO DE 1996

¡No tengáis temor!, que ninguna criatura se sienta abandonada de la mano de Dios, sino más bien alentados a ser robustos Cristianos en el mundo.

¡Combatid! Sin miedos como elegidos de Dios, y hacedlo todo en su Nombre dando gracias y alabanzas a su Amor.

Vosotros sois hijos de la luz destinados a la salvación.

Predicad la Palabra de Dios y orad con constancia.

Amén. Amén. Amén.

 

6 DE JUNIO DE 1996

Hija:

Mi Divino Hijo Jesús, quiere que sea adorado, alabado y bendecido en toda la tierra, su SACRATISIMO CORAZON EUCARISTICO.

Que todos conozcan la Voluntad del Todopoderoso.

Amén. Amén. Amén.

 

7 DE JUNIO DE 1996

A mis jóvenes hijitos que están lejos del Amor del Señor os digo:

¡Abrid los corazones!

No os dejéis contaminar por el espíritu del mundo, sino más bien satisfaceos de la bondad del Señor.

Levantad vuestros ojos al Cielo y orad con el corazón al Hacedor de todas las maravillas de la creación, y tomad conciencia de su Omnipotencia que os sustenta con su Infinito Amor.

Sentid constantemente su Santa Presencia en vuestros corazones.

¡Benditos seáis mis amados!

Amén.

 

9 DE JUNIO DE 1996

Dice María Santísima:

En este día tan importante debéis permanecer en constante oración, elevando vuestros corazones al Santo Espíritu de Dios y así podréis comprender la grandeza del Santísimo Sacramento.

El milagro más grande del Amor de Dios.

Alabado sea Dios por su gran Misericordia.

Amén.

 

14 DE JUNIO DE 1996

¡Alabado sea el Señor!, en su Sagrado Corazón.

Amados hijos, os pido que meditéis con gran sinceridad sobre vuestras vidas, mirando profundamente en vuestros corazones.

Este es tiempo de Amor y Misericordia, que brota sin medida del Divino Corazón, todos sois llamados permanentemente.

¡Abrid vuestras almas!.

El Divino Corazón os espera, no os demoréis.

Os amo y bendigo.

Amén. Amén. Amén.

 

17 DE JUNIO DE 1996

Mis hijos purificad vuestros pensamientos, meditando siempre su Palabra. El que así procede tendrá la luz del Espíritu Santo en su corazón.

Amén. Amén.

 

18 DE JUNIO DE 1996

El que tiene a Dios en su corazón lo tiene todo, porque solo Dios lo puede todo. Meditad esto mis hijos.

Amén. Amén. Amén.

 

21 DE JUNIO DE 1996

Nada temas hija, he puesto en ti mi confianza, he apoyado mi mano en tu mano.

Predicad lo que habéis recibido con entera sinceridad y sencillez, no agreguéis ni quitéis nada que no os lo haya mandado el Señor.

Consagraos todos al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús.

Orad y meditad mis mensajes poniendo toda vuestra esperanza en el Señor.

Muchos serán los incrédulos, más la fuerza de Dios no os abandonará, el esfuerzo será grande.

Mi cercanía para con todos es una Gracia muy especial del Señor.

Sois favorecidos. Que dé mucho fruto.

 

24 DE JUNIO DE 1996

María hija:

Así como tu me ves y escuchas, así de cerca estoy de todos mis hijos; dadlo a conocer, que todos se acerquen, con confianza a mi Corazón.

¡Gloria al Altísimo!. Amén.

 

25 DE JUNIO DE 1996

María:

Mira con atención mi rostro que es hoy reflejo de la alegría que hay en el Cielo; por que muchos corazones tibios vuelven a latir con amor.

Predica esto.

Yo Soy Madre de la Esperanza.

La doy al que la pide,

al que la busca,

al que no la conoce.

Yo soy la guía en el camino hacia la Esperanza que es Jesús.

¡Gloria a Dios!

 

26 DE JUNIO DE 1996

Amada hija:

Bendecida serás abundantemente en El Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús.

Benditas serán tus obras y benditas serán las personas que te rodearán.

Bendito sea mi Divino Hijo Jesús en su Sagrada promesa.

¡Gloria a Jesús!

¡Santo, Santo, Santo!

 

29 DE JUNIO DE 1996

En este día os digo mis hijos:

Amad profundamente a la Santa Iglesia. Orad por el Santo Padre todos los días unidos a mi Corazón. Predicad la Palabra y vividla con absoluta entrega.

Vivid por Cristo Jesús, con El y en El.

Uníos al Corazón de Jesús.

Amén. Amén. Amén.

 

2 DE JULIO DE 1996

Que Dios sea alabado y bendecido en todas sus criaturas.

Amén. Amén. Amén.

 

3 DE JULIO DE 1996

¡Benditos sean mis hijos!.

¡Benditos sean los solidarios y comprensivos!.

¡Benditos sean los que son fieles al Sacratísimo Corazón Eucarístico de mi Divino Hijo Jesús!.

¡Gloria al Señor!

 

9 DE JULIO DE 1996

No teman mis hijos. Yo estoy con vosotros, Soy Fuente de Luz y Amor.

He apartado las tinieblas con la Luz de mi Corazón y así no seáis confundidos en estos tiempos de graves errores, caminen de mi mano para una urgente conversión.

Oren, Oren, Oren y ayunen dos veces por semana.

Prediquen y vivan mis mensajes y así ustedes verán grandes cosas en vosotros y en vuestras familias.

¡Sean obedientes mis hijos!, comprendan bien esto.

Los amo y los bendigo.

Amén, Amén, Amén.

 

13 DE JULIO DE 1996

¡Alabado sea El Señor!, en todas sus creaturas.

¡Benditos sean los Cielos y la tierra!.

¡Benditos sean mis hijos abundantemente!.

¡Benditos sean vuestros Sacerdotes en el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús!.

Gloria, honor y adoración al Corazón Eucarístico de mi Divino Hijo Jesús presente en la Sagrada Eucaristía.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

16 DE JULIO DE 1996

¡Benditos sean mis hijos!.

¡Gracias por el amor de vuestros corazones!. Os invito a que viváis el amor de Jesús con un corazón humilde y así la intensa Luz de su Corazón os favorecerá y daréis mucho fruto.

Alégrense y den gracias al Señor que os ha mirado y elegido entre muchos para Gloria y Alabanza de su Santo Corazón, presente entre vosotros en la Sagrada Eucaristía.

Benditos sean, Benditos serán.

Predica esto.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

17 DE JULIO DE 1996

Amados hijos:

En este día os envío la paz de Mi Corazón, que os abrirá el camino hacia la conversión.

Os bendigo con la paz y el Amor de mi Corazón Inmaculado.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

28 DE JULIO DE 1996

¡Gloria al Altísimo!

¡Alabado sea El Señor!

Amados hijos:

Os llevaré al Señor. Días plenos de felicidad os esperan a los que confían en mis palabras.

Benditos sean todos mis hijos.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

29 DE JULIO DE 1996

Amados hijos:

¡Bendecid al Señor!.

Bendecidlo con vuestros corazones llenos de amor hacia EL.

¡Obedeced al Señor!.

Obedecedle con vuestros corazones llenos de amor hacia EL.

¡Bendecid al Señor!.

Bendecidlo todo el tiempo y dadle gracias por su AMOR.

Adoren su Divina Voluntad y así sentiréis que el Espíritu de Dios permanece en vosotros.

Amén, Amén, Amén.

 

1 DE AGOSTO DE 1996

¡Adoren a Dios!.

Solo ¡Adoren a Dios! mis hijos, miren al Cielo donde habita la Santísima Trinidad.

Adoren la SAGRADA EUCARISTIA, y clamen y rueguen en adoración en su Santa Presencia.

¡Dios es Amor!.

Dios lo puede todo porque su Amor es infinito.

Benditos sean.

Amén. Amén. Amén.

 

15 DE AGOSTO DE 1996

“¡Yo soy vuestra Madre del Cielo!”.

Yo estoy en el Cielo en cuerpo y alma gloriosos.

Mis hijos hoy he venido especialmente a vosotros en este día de triunfo de mi Corazón Inmaculado, que vive y reina por toda la eternidad junto a la Santísima Trinidad.

¡Gloria a Dios!.

¡Alabada sea la Gloria del Señor!.

Bendigan en este día al Señor, alaben su grandeza.

Poned vuestros corazones junto al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús.

Que sean meditados mis mensajes, no los guarden en un cajón, lean, reflexionen y comiencen a orar al Espíritu Santo para que puedan hacerlos realidad en vuestras vidas.

Que reine en vosotros la Paz y el Amor de Jesús, los bendigo abundantemente.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

17 DE AGOSTO DE 1996

Hijos míos:

Oren al Espíritu Santo, ofrézcanle todas vuestras obras de cada día.

Si ustedes oran, recibirán santas inspiraciones para cada cosa que realicen.

Sean creyentes Santos, verdaderos templos de Jesús.

Os bendigo a todos.

Amén. Amén. Amén.

 

18 DE AGOSTO DE 1996

Amados hijos:

No busquéis la vana sabiduría del mundo, sino la Luz que viene de lo alto, donde mora la infinita y eterna sabiduría de Dios.

Vosotros lo tenéis todo porque Dios está con vosotros en la “SAGRADA EUCARISTIA”.

Poneos en oración y alabanzas ante vuestro Señor como hijos necesitados.

Experimenten esta gracia que es la esperanza.

Os amo y bendigo.

Amén. Amén. Amén.

 

19 DE AGOSTO DE 1996

Mis hijitos:

¡Alabado sea Dios!

¡Volved a los caminos del Señor!, por donde llegaréis seguros al Reino de Dios.

Yo soy vuestra Madre del Cielo y os amo. He venido a llamarlos a todos a una mayor vida de oración, para gustar de las cosas del Cielo.

Comiencen a orar Conmigo en este tiempo, que es tiempo de Esperanza y Misericordia.

No dejen pasar este momento, os bendigo a todos.

¡Gloria a Dios!

 

22 DE AGOSTO DE 1996

¡Levantaos mis hijos!.

Yo soy la Madre de Dios.

“¡Reina del Cielo y de la Tierra!”.

Consagraos todos al Inmaculado Corazón de María y así seré la Reina de vuestros corazones.

Si os consagráis, una fuerza poderosa se unirá a vosotros.

Os transformaré interiormente.

Seré permanente compañía en vuestras vidas y la Luz de Cristo brillará en vosotros.

Poned atención a mis palabras para que la semilla crezca y dé mucho fruto.

¡Gloria al Altísimo!

 

26 DE AGOSTO DE 1996

Orad mis hijos. Elevad a Dios vuestras oraciones apenas comience cada día.

Amparaos en la oración.

Encomendaos a Jesús y encomendad a vuestras familias. Pedid la protección de Dios para todos.

Tomad conciencia de que el maligno trata por todos los medios de alejarlos de Dios, poniendo temor y desánimo en vuestros corazones.

Fortaleceos en la Fe mediante la oración diaria.

¡Alabado sea el Señor!

 

27 DE AGOSTO DE 1996

Yo os amo mis hijitos y acudo presurosa a consolarlos cuando os acercáis a Mi con confianza.

Tenéis un medio poderoso de acercaros a mi Corazón; y es mediante el rezo del Santo Rosario.

Rezando esta gratísima devoción podéis conseguir Gracias.

¡Pedid mis hijitos!.

Pedid la conversión de vuestros corazones y todo lo demás os será concedido.

Os bendigo.

Amén. Amén. Amén.

 

30 DE AGOSTO DE 1996

Mis hijos:

Sed verdaderos Cristianos, tomad conciencia de su significado.

Abrid el Santo Evangelio y conoced la Misericordia del Señor, para con vosotros. Dejad obrar al Espíritu Santo en vuestros corazones.

Nadie se salva por si mismo, sino por la gran Misericordia del Señor.

¡Sea alabado mi Divino Hijo Jesús!.

¡Sea por siempre alabado!.

Os bendigo.

Amén. Amén.

 

2 DE SETIEMBRE DE 1996

Hijitos. Que la caridad sea en vuestras vidas tan necesaria como el agua que han de beber.

Predicad esto.

¡Gloria a Dios!

 

3 de Setiembre de 1996

¡Alabad al Señor!.

Sed perseverantes y humildes.

¡Invocad al Señor!, con constancia.

Disponeos a hacer el bien y evitar el mal.

¡Confiad en el Señor!, El os protegerá. Levantad vuestros corazones, uníos a su Sagrado Corazón.

Amén. Amén.

 

4 DE SETIEMBRE DE 1996

Conviértanse mis hijos.

¡Os exhorto a todos!. Vuelvan a Dios. Ya es tiempo de cosecha.

Hoy son bendecidos.

Amén. Amén. Amén.

 

5 DE SETIEMBRE DE 1996

Hijitos. Encended vuestros corazones de amor, orando sin cesar.

Ofreced ayunos y sacrificios para que haya Paz en el mundo.

Deseo que seáis pequeños instrumentos del Amor de Dios. Cumplid estos santos pedidos que os hago.

Rezad TODOS el Santo Rosario, arrodillaos humildemente y clamad al Cielo para que reine la Paz y el amor en el mundo.

Si vosotros oráis con el corazón la paz entrará en vuestras vidas, en vuestras familias y el Amor de Dios se hará visible en vosotros.

¡No teman!. Estaré siempre velando y orando con vosotros.

Soy la Madre de Dios. Soy vuestra Madre.

¡Benditos sean!.

Amén. Amén. Amén.

 

7 DE SETIEMBRE DE 1996

¡Sean humildes mis hijos!.

Humildes de corazón.

Arrepentíos y confesad vuestras culpas.

¡Abrid vuestros corazones! Id al encuentro de Jesús.

Nada hay más hermoso que un alma en GRACIA DE DIOS.

Jesús os ama en su Infinita Misericordia.

¡Gloria a Dios!

 

8 DE SETIEMBRE DE 1996

Mis amados hijos:

En este día he venido especialmente a bendecirlos y a deciros que mi Corazón de Madre, está muy feliz, porque muchos de vosotros habéis comenzado a caminar Conmigo.

Vosotros sois elegidos a crecer en el Amor a Jesús, para Gloria y Alabanza  de su Nombre.

Muchas dificultades os esperan, más con mi ayuda todo lo podrán.

Invocad al Señor en oración y experimentaréis su Misericordia que es tan inmensa que jamás os podréis imaginar.

Os bendigo a todos.

Y vi que la Ssma. Madre levantando su mano derecha junto con su Rosario, bendijo ampliamente mirando hacia abajo y sonriendo dulcemente.

 

11 DE SETIEMBRE DE 1996

Hijitos:

¡Sed como niños!.

Para que el Espíritu Santo pueda obrar en vosotros.

Sed caritativos y misericordiosos con los que sufren.

¡Abrid vuestros corazones!.

Que la caridad nunca se acabe, que vosotros viváis siempre en el amor, y así seréis conocidos en el Cielo.

¡Dios es infinito AMOR!.

Predicad esto.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

13 DE SETIEMBRE DE 1996

Hoy mientras estaba en oración vi a la Santísima Virgen que con gran esplendor y gloria bajaba del Cielo con Ángeles vestida de blanco, manto azul celeste y velo blanco. Con sus manos juntas en actitud de oración y una leve sonrisa en su hermosísimo rostro.

Mi alma quedó elevada ante la solemnidad de la visión. Frente a la Ssma. Virgen apareció una estrella que brillaba como el sol. La Virgen Santísima se arrodilló en profunda adoración, después solo ví en medio de la luz dorada la SANTA HOSTIA y el Corazón herido de Jesús y la voz de la Ssma. Virgen que decía:

“Bendito y adorado sea el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús”.

“Bendito y adorado sea el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús”.

“Bendito y adorado sea el Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús”.

Después de esto la Madre me dijo:

“SOY LA INMACULADA MADRE

DEL DIVINO CORAZON EUCARISTICO DE JESUS”.

Le pregunté:

¿Así quieres ser nombrada?.

y  Ella  dijo:

“Sí,  así me conoceréis”.

Y luego con dulce sonrisa levantó su mano y bendijo ampliamente y ascendió.

 

15 DE SETIEMBRE DE 1996

Dice el Señor:

“Si quieren ser Míos, vengan a MI”.

 

16 DE SETIEMBRE DE 1996

Hijitos:

“Nos os preocupéis de las cosas mundanas, gustad de los bienes celestiales”.

Amén. Amén.

 

17 DE SETIEMBRE DE 1996

Mis hijitos:

Rezad el Santo Rosario con Amor.

Ofrecedlo a mi Corazón Inmaculado. De esta manera alcanzaréis sabiduría en las cosas de Dios, me conoceréis y conoceréis a Dios.

¡Gloria al Altísimo!

 

18 DE SETIEMBRE DE 1996

¡Alaben al Señor!.

Perseveren en la oración y en las buenas obras.

Amén. Amén. Amén.

 

24 DE SETIEMBRE DE 1996

Hijitos míos:

“Los invito a celebrar esta fiesta dando gracias y alabanzas a Dios”. Y os exhorto a que abráis vuestros corazones a su Amor.

Orad al Espíritu Santo para que os dé Paz y fortaleza en este tiempo presente.

Yo Soy la Madre de Jesús y os traigo la Luz y la Esperanza.

Benditos sean mis hijos.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

25 DE SETIEMBRE DE 1996

¡Benditos sean mis hijos!

¡Benditos sean los que viven de acuerdo a la Palabra del Señor!

¡Benditos sean los que superan todas las pruebas por amor de su Nombre!

¡Benditos sean los que desprecian al príncipe del mundo y son fieles al Señor!.

En este día tan especial os animo, mis hijos a caminar en la esperanza, que es JESUS.

Purificad vuestros corazones y vivid como verdaderos hijos de Dios. Amando a Dios sobre todas las cosas.

Yo estaré siempre con vosotros.

Os amo intensamente.

Amén. Amén. Amén.

 

2 DE OCTUBRE DE 1996

Mis hijos:

Voy a suscitar un pueblo lleno de amor a Dios.

Obrad siempre el bien y despreciad al mal. Bendecid constantemente El Nombre de Dios y bendecíos unos a otros en el Nombre de Dios y así brillará siempre en vosotros la Paz y el Amor del Señor que está siempre entre vosotros presente en la Sagrada Eucaristía.

Amén. Amén.

 

3 DE OCTUBRE DE 1996

Hijitos míos, no entristezcáis mi Corazón perseverando en el mal camino. El Señor vuestro Dios está muy ofendido por tantos y abominables pecados que diariamente cometen y algunos ni se arrepienten de haberlos cometidos. Más por su Bondad y Misericordia Infinita el Señor es paciente con vosotros.

¡Convertíos pronto mis hijos!.

Amén. Amén.

 

7 DE OCTUBRE DE 1996

Que mejor adorno para el alma, sobre todo para el alma  en Gracia de Dios, que me honréis con el rezo diario del Santo Rosario.

Y cada vez que lo rezáis mis hijos, Yo estoy muy cerca, e intercedo ante Dios Nuestro Señor por vosotros.

¡Bendito sea el Señor!.

¡Benditos sean mis hijos!.

 

10 DE OCTUBRE DE 1996

Mis hijos:

¡No ofendáis más al Señor!.

Vosotros no participáis de la vida Cristiana.

Permanentemente buscáis satisfacciones mundanas, que hacen de vosotros Cristianos estériles, porque en esos placeres vanos no os encontráis con mi Divino Hijo Jesús.

Este vivir pensando en las cosas vanas deja en vuestros corazones, vacíos tremendos, imposible de llenar.

¡Volved vuestras miradas al Señor!.

El Señor es todo vuestro y espera vuestra conversión verdadera.

Entregaos al Señor y confiad en El. El, es vuestra fortaleza.

Os amo a todos.

Amén. Amén.

 

12 DE OCTUBRE DE 1996

Dice la Santísima Virgen:

Permanece triste mi Corazón, porque muchos hijos están lejos del Amor Misericordioso del Señor.

A pesar de que permanentemente son llamados.

Estos hijos han cerrado sus oídos y sus ojos y nada llega a sus corazones, muy endurecidos y fríos. Más el Amor de mi Corazón Inmaculado, insistirá hasta el fin por ellos.

Oren mis hijos, unos por otros y por ustedes mismos.

Alaben y bendigan al Señor.

Os amo a todos.

Amén. Amén.

 

13 DE OCTUBRE DE 1996

Prediquen siempre mis mensajes, sean obediente y vivan en paz con todos.

Alaben a la Divina Providencia y agradezcan todos sus beneficios.

Oren y ayunen por amor a Jesús y a su Santísima Madre pidiendo por la urgente conversión y la Paz del mundo.

Sean humildes y perseverantes al orar por la Paz del mundo. Haceos el firme propósito de rezar el Santo Rosario por estas intenciones.

No tardéis en predicar  mis mensajes.

Os amo y os bendigo a todos.

Amén. Amén. Amén.

 

18 DE OCTUBRE DE 1996

Os pido corazones abiertos y generosos, y así podáis comprender esta gracia tan especial. Que os regala Jesús vuestro Salvador.

Amén. Amén.

 

19 DE OCTUBRE DE 1996

Amados hijos:

Hoy deseo guiarlos hacia el Amor.

Deseo ofreceros el Amor de mi Corazón Inmaculado. Y a través de El os llevaré al Divino Corazón de Jesús.

Entregadle a esta Madre vuestros corazones y os llevaré a la total conversión.

¡Den gloria a Dios!.

¡Sea Alabado el Señor!.

 

20 DE OCTUBRE DE 1996  (POR LA MAÑANA)

Amados hijos:

MI Corazón está muy triste porque muchos corazones están endurecidos y fríos y no pueden recibir el AMOR DE DIOS. A estos corazones nada conmueve y solo prestan atención a sus propios intereses.

Ellos están llenos de vanidad, ávidos de todos los honores del mundo, revestidos de una  piedad de piedra.

Si supieran cuán grande es mi sufrimiento por estos hijos, que tanto se dañan a si mismos, no siendo dóciles al Amor del Espíritu Santo.

Escuchad el llamado de Dios y convertíos  todos de verdad, cada día, cada hora, cada minuto y segundo que pasa, y así Vuestro Papá del Cielo los escuchará cuando lo invoquen.

¡Bendito sea el Señor!. ¡Gloria a Dios!

 

20 DE OCTUBRE DE 1996 (POR LA TARDE)

Oren, Oren, por todos los que están lejos del Amor de Dios.

Prediquen y vivan mis mensajes abriendo vuestros corazones.

Reflexionen profundamente en ellos.

Todos sois mis hijos y deseo llevarlos a ser verdaderos servidores del Señor.

Amén. Amén.

 

21 DE OCTUBRE DE 1996

Hijos míos. Huid del materialismo y preferid a las cosas de Dios que son sobrias y sencillas.

Mientras más oréis al Espíritu Santo más sencillas serán vuestras vidas. Y la Paz y el Amor de Dios vivirá en medio de vosotros.

Amén. Amén.

 

25 DE OCTUBRE DE 1996

Mis hijos:

¡Rezad el Santo Rosario todos los días!.

Pedid por las almas más alejadas del Amor de Dios.

Es necesario orar día a día para rescatar almas que se encuentran sumergidas en el pecado.

Orad por todos los enfermos y afligidos y así seréis instrumentos del Amor de Dios en el mundo.

En este día tan especial muchos hijos están mirando con confianza a mi Corazón maternal. Y mi Corazón escucha a todos los hijos que me aman y confían en mi poderosa intercesión. Más os digo: Todos sois escuchados por El Sagrado Corazón y especialmente hoy, todos seréis consolados y animados.

Yo, vuestra Madre he venido a fortalecerlos en el Amor a Jesús.

Obedeced mis mandatos sed dóciles a mis deseos y os prometo un cambio radical en vuestras vidas.

“Seguid al Señor”. El es Dios.

Benditos sean todos.

Amén. Amén.

 

26 DE OCTUBRE DE 1996

Hijos míos:

Que vuestras palabras no sean muchas, sino pocas y veraces, fundadas en el Santo Evangelio, para agradar a Dios y derrotar al enemigo.

Amén. Amén. Amén.

 

27 DE OCTUBRE DE 1996

Mis hijos:

¡Alabado sea el Señor!.

¡Alabada sea la Gloria del Señor!.

El Señor ha preparado vuestros corazones, para esta gran manifestación de su AMOR.

Amén.

 

5 DE NOVIEMBRE DE 1996

A vosotros mis hijos los que cargáis pesadas cruces, os digo que tengáis esperanza en el Señor. Que no desfallezcan vuestras fuerzas, no bajéis los brazos, perseverad en la oración al “Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús”. Miradlo a El y ofrecedle todos vuestros sufrimientos y penas, y así os sentiréis aliviados y confortados por su AMOR.

¡Gloria a Dios!

 

6 DE NOVIEMBRE DE 1996

Oren mis hijos por los que aún tienen el corazón cerrado, por los que se mantienen erguidos y satisfechos de sus vidas vacías.

¡Cuántos de mis hijos persisten en el camino del mal!.

Oren para que el Señor derribe a los soberbios de corazón y vuelvan sus ojos al Salvador.

Oren y purifiquen vuestras conciencias. No perdáis tiempo. Bendecid el tiempo que permanece la LUZ del Señor con vosotros.

Den gracias a Dios por su inmenso Amor.

Amén. Amén. Amén.

 

7 DE NOVIEMBRE DE 1996

Amados hijos:

Yo estoy orando permanentemente por ustedes, intercedo ante la Santísima Trinidad para que el enemigo no perturbe vuestros corazones.

Oro para que conozcáis al Señor y toméis conciencia de la presencia real de JESUCRISTO EN LA SAGRADA EUCARISTIA.

Oro para que hagáis presente en vuestras vidas el Reino de Dios.

Mis hijos nada será posible sin El Señor, y todo lo conseguiréis con El.

Amén. Amén. Amén.

 

8 DE NOVIEMBRE DE 1996

¡Benditos sean mis hijos!

Abundantemente sean bendecidos los que escuchan la Palabra del Señor y la practican.

Sean bendecidas las familias que son agradables al Señor.

Sean bendecidos los que sufren, los pobres y desvalidos.

¡Benditos sean los que bendicen el Nombre de Dios!.

Amén. Amén. Amén.

 

9 DE NOVIEMBRE DE 1996

Hijitos amados:

¡Visitad al Señor!.

Haced silencio en vuestros corazones frente al Sagrario.

Y El os enseñará.

Meditad esto.

Amén. Amén.

 

12 DE NOVIEMBRE DE 1996

Mis hijitos:

Hoy deseo invitarlos a orar en cada momento del día. Como Madre amorosa deseo llevarlos por el camino del Amor de Dios que os conducirá al Cielo.

¡Abrid los corazones!. Y os conduciré al encuentro del Señor.

Si no os convertís es porque oráis poco o nada.

¡Que inmenso es el Amor de mi Divino Hijo!. Dispuesto a perdonar al pecador arrepentido.

Amén. Amén.

 

13 DE NOVIEMBRE DE 1996

Mis hijitos:

Vivid de acuerdo al Santo Evangelio, haciendo el bien y aborreciendo el mal. Ya que todo bien procede de Dios y todo mal de satanás.

No os lastiméis de ninguna forma pues el Señor mismo recibe el dolor que a otros hacéis.

En estos tiempos el enemigo pondrá discordias y divisiones y él procurará sembrar el odio.

De esta forma el astuto enemigo permanecerá entre vosotros solapadamente.

Es por eso hijitos amados que os ruego que oréis permanentemente para que reconozcáis al Amor de Dios entre vosotros y mi presencia amorosa de Madre.

Los invito a la reconciliación profunda con el Señor, no os dejéis engañar por el orgullo.

Oren y ayunen para fortaleceros en las pruebas.

Amén.

 

20 DE NOVIEMBRE DE 1996

Hijos:

Rezad el Santo rosario y estaréis unidos a Mí.

Es necesario que os unáis a mi Corazón por medio de esta sencilla oración. Deseo que comprendáis esto: si poco rezáis poco estoy con vosotros. Si perseveráis en la oración sentiréis crecer en vuestro interior el deseo de amar al Señor, vuestro Dios.

De vosotros depende, os estoy esperando mis hijitos.

Meditad esto.

¡Gloria a Dios!

 

26 DE NOVIEMBRE DE 1996

Le pregunto a la Madre si está contenta por el librito de los “Mensajes”; se lo muestro... Ella sonríe con gran felicidad y me dice:

Mi Corazón se regocija de alegría junto con  los Ángeles del Cielo, quién posea este librito con los mensajes poseerá mi Corazón, pues humildemente estoy en cada uno de ellos.

Habéis atraído sobre vuestro pueblo una lluvia de bendiciones.

¡Alabado sea el Señor!.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

26 DE NOVIEMBRE DE 1996

Amados hijitos deseo compartir con vosotros la alegría de mi Inmaculado Corazón, con los que ya me conocen y caminan de mi Mano.

Deseo llegar a los corazones que no me conocen, para llevarles una nueva esperanza. Llevarlos a  la Luz de Cristo Jesús, deseo llenar sus vidas de esperanza, enseñarles el camino del bien.

Poner Luz en las tinieblas, alegría en el dolor, salud en la enfermedad.

Deseo auxiliarlos, mis hijitos. ¡Aferraos a mi Purísimo Corazón!. Os estoy hablando mis hijos para que comiencen a orar junto a Mi.

Dios espera de vosotros urgente conversión.

Yo estoy con vosotros, mi misión de Madre es conducirlos por el camino que os lleva a Dios.

¡Bendito sea el Señor!.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

(En un mensaje privado)

...Seguid predicando mis mensajes, y especialmente la devoción al SACRATISIMO CORAZON EUCARISTICO DE JESUS, no cejéis en este empeño, que cada alma se consagre a El, y así todos recibirán la Infinita Misericordia de su Corazón. Predicad su Consagración, avisando que toda alma a El consagrada, recibirá todas las Gracias que brotan de la Divina Misericordia del Señor.

Esta Consagración, al Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús, tendrá el sello de eternidad en las almas y obrará un cambio grande en ellas. Será la lleve que abrirá el alma para su conversión.

 

27 NOVIEMBRE DE 1996

Hijos:

Oren con un corazón ferviente. No se dejen  arrastrar por la tibieza.

“Amar a Dios es orar profundamente para El”.

Os amo y os bendigo.

Amén. Aleluya. Amén. Aleluya.

 

28 DE NOVIEMBRE DE  1996

Amados hijos:

Hoy los invito a que preparéis vuestros corazones para la Navidad. Como Madre vuestra deseo aconsejarlos a que viváis este tiempo con mayor recogimiento.

Ayunad en penitencia y reparación por lo menos dos veces por semana los que gozáis de buena salud. Y así al llegar la Navidad gozaréis de paz y felicidad. Hacedlo todo en Nombre de Dios.

Os bendigo a todos

Amén. Amén.

 

29 DE NOVIEMBRE DE 1996

Hijitos:

¡Pedid al Señor el DON de la Fe!.

 

30 DE NOVIEMBRE DE 1996

Hijos míos:

Que todos vuestros pensamientos permanezcan en Jesús.

Adoren a “Jesús” en la Sagrada Comunión. Entregaos totalmente a El.

Amén. Aleluya.

 

4 DE DICIEMBRE DE 1996

Mis hijos:

Aún estoy aguardando a muchas almas, que no se deciden.

¡Confíen en mi intercesión!

Mi Corazón está ardiendo de Amor por ustedes.

¡No temáis!, acercaos más, entregaos más a mi Corazón. Quiero ser más conocida, más amada, más venerada como la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús.

Predicad esto.

Amén. Amén. Amén.

 

6 DE DICIEMBRE DE 1996

¡Alabado sea el Altísimo!

Benditos sean los   que escuchan la Palabra del Señor.

Benditos sean los que Me escuchan.

Benditos sean los que luchan para vencer las maldades de este tiempo.

Benditos sean los que las vencen por amor del Nombre de Dios.

Mis hijos oren y amen al Corazón de mi Divino Hijo Jesús con todo lo que son.

Benditos sean.

Amén.

 

7 DE DICIEMBRE DE 1996

Mis hijitos:

Oren junto a mi Inmaculado Corazón.

Mi Corazón es la fuente de donde sacaréis las fuerzas necesarias para enfrentar  todas las difíciles situaciones.

Benditos sean.

Amén. Amén.

 

8 DE DICIEMBRE DE 1996

¡Alabado sea el Altísimo!

Mis hijos:

Hoy deseo orar con cada uno de ustedes, estar en cada corazón que me invoca rescatando las almas que están lejos del Corazón Divino de Jesús.

Soy bienaventurada por ser la Madre Inmaculada de Jesús.

Glorifiquen mis hijos a la Santísima Trinidad.

¡Gloria al Padre!

¡Gloria al Hijo!

¡Gloria al Espíritu Santo!

Amén. Amén. Amén.

 

11 DE DICIEMBRE DE 1996

Mis hijitos:

Sed santos, como Santo es el Señor.

Santificaos en el Amor. Consagrad vuestras almas generosamente al Señor, para que El disponga de vuestros corazones y alcancéis la plenitud de su AMOR por medio de esta Consagración.

Os amo y os bendigo.

Amén. Amén.

 

13 DE DICIEMBRE DE 1996

Mis Hijitos:

Orad por todas las personas que están sumidas en el dolor. Sed fieles al Evangelio de Jesús Nuestro Dios y Salvador.

En este tiempo de preparación para la Navidad, abrid vuestros corazones, de tal manera que Jesús pueda nacer en ellos  y seáis mensajeros de la fe.

¡Alabado sea el Señor!

Amén. Amén.

 

14 DE DICIEMBRE DE 1996

¡Alabado sea el Señor!

Mis hijitos hoy deseo concederles bendiciones especiales y ofrecerles la alegría desbordante de mi Inmaculado Corazón.

Deseo regalarles gracias especiales Amor, Paz, Fortaleza para que comiencen a caminar hacia la santidad.

Deseo que seáis muy felices en este camino hacia la santidad, y así experimentaréis la santa alegría que procede de Dios.

Yo deseo ayudaros a que alcancéis esta felicidad.

Os espero a todos.

¡Benditos sean!

Amén. Amén.

 

17 DE DICIEMBRE DE 1996

¡Alabado sea mi Divino Hijo!

Obrad con misericordia mis hijos. Sed pacientes y comprensivos unos con otros. Esta forma de obrar es el deber de todo Cristiano.

Poned paz en vuestros corazones.

Huid de toda división y discordia no sea que deis lugar al adversario, y seáis utilizados por él.

Refugiaos en la oración y vuestro espíritu será inclinado hacia el bien.

Hijitos míos venced a la carne y al mundo constantemente. Esto lo lograréis, si estáis unidos a Jesús cada día en la “Sagrada Eucaristía”.

Amén. Amén. Amén.

 

20 DE DICIEMBRE DE 1996

Dice la Madre:

“Bendito sea el Niño Dios, presente en la Sagrada Comunión”

 

22 DE DICIEMBRE DE 1996

Mis hijitos:

Preparad un pesebre en vuestros corazones, con corazón sincero.

Sean humildes y sencillos como niños para que puedan recibir al Salvador en vuestros corazones.

¡Gloria a Dios!

 

23 DE DICIEMBRE DE 1996

Mis hijitos amados:

El Niño Dios está al alcance de todos.

Recibidlo con alegría y sin dobleces.

Bendecid al Padre del Cielo.

Glorificad a Dios Niño presente en la Sagrada Comunión

¡Benditos sean todos!

Amén. Amén. Amén.

 

24 DE DICIEMBRE DE 1996

María:

En este día único e irrepetible en la historia del mundo, esperábamos con José temblando de frío y de amor,  estábamos muy unidos y en profunda oración. Este fue el momento más Santo del mundo en que el Hijo de Dios iba a nacer.

Antes de nacer lo adoramos con José en el Tabernáculo de mi Purísimo Vientre, Hostia viva y Divina, dentro de mi Ser.

Yo soy la primera adoradora junto a José, del Salvador ¿Comprendes hija mía este inmenso regalo del Padre en su infinito AMOR al género humano?

El Corazón Divino de mi Niño latía dentro de mi ser, luego el Cielo se abrió y el Padre se hizo presente en el pobre Pesebre de Belén y recibió a su Hijo, luego el pequeño Niño Dios y Hombre fue puesto en mis brazos y con José mi esposo adoramos la presencia de la Santísima Trinidad.

Noche de Amor, de oración, de adoración, de Paz.

Bendita seas hija de mi Corazón en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

 

26 DE DICIEMBRE DE 1996

¡Glorias y alabanzas a la Santísima Trinidad!

¡Adorad al Niño Dios que es la Luz del mundo!

Despertad hijitos, y comenzad a adorar el Corazón Divino del Niño presente en la Sagrada Comunión. Alimentaos de este Sagrado Pan y El os convertirá.

Vivid esta Comunión en cuerpo y alma y así aprenderéis a amar.

Soy la Inmaculada Madre de Dios y vuestra Madre. Yo estoy en el Corazón de mi Divino Hijo, el que confía en Mi llegará a Dios.

Sean benditos hoy abundantemente.

 

29 DE DICIEMBRE DE 1996

Hijos si queréis merecer el Cielo despojaos de las riquezas que acumuláis en el corazón.

Hay tanta riqueza en algunos corazones que convertidos en bienes materiales harían empalidecer al mas rico del mundo.

Sed humildes mis hijos dentro del corazón, no acumuléis tesoros que no os servirán en el Cielo, pues por su peso no entraréis en él.

¡Sean verdaderos humildes!

Amén. Amén.

 

30 DE DICIEMBRE DE 1996

Hijitos:

En este tiempo de conversión mirad que la soberbia y la envidia no os ciegue el corazón. Cuidaos de este enemigo tan dañino para el alma. A Dios no podéis engañar.

Glorifiquen a Dios con un corazón humilde.

Os bendigo a todos.

Amén. Amén.

 

31 DE DICIEMBRE DE 1996

Hija mía:

Ora, sonríe y bendice a todos tus hermanos. Que la paz de Dios sea tu permanente compañía.

¡Gloria a Dios!